Skip to main content

Posts

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…
Recent posts

Hay un #yotambien que ocurre en el parto.

El domingo asistí a la conferencia de FiLiA en Londres (conocida anteriormente como Conferencia Feminista en Londres) y volví a casa tan inspirada como indignada. Y también agotada. Es muy duro escuchar todo el sufrimiento que las mujeres acarrean pero más duro es escuchar la crueldad de la que son capaces los hombres y su capacidad para ignorarla o incluso beneficiarse de ella. Cuando llegué a casa empecé a preguntar a las mujeres en mi página de Facebook cuántas como yo habían sido violadas o atacadas sexualmente. Y le añadí una etiqueta, algo así como #amitambien, sin saber que en la sincronicidad del alzamiento femenino mundial una campaña #yotambien ya estaba en camino y en pocas horas dominaría las redes sociales.  Por la mañana tras mi pregunta que amanecía con sus 200 comentarios, también pude ver que una ola mayor con miles de  comentarios llegaban desde Estados Unidos en una campaña anterior (luego se descubrió que lleva 10 años) que ya lo invadía todo y me alegré. Porque para…

There is a #metoo that happens during childbirth

On Sunday I attended FiLiA’s conference (previously known as Feminism in London) and I came home equally inspired and angry. Exhausted too. It is difficult to hear all the suffering that women can endure but even more difficult to hear how male humans can inflict so much cruelty and pain, and how can they then ignore it and even benefit from it. When I got home I started asking women on my Facebook page about their stories of abuse, I’ve asked who like me had been raped or assaulted.  And I did add some tag like #ithappenedtome. Little did I know that in the synchronicity of female uprising a campaign of #metoo was about to take over social media within hours.  The morning after my question and the 200 comments that followed my question,  I witness the outpouring of stories worldwide in a bigger wave coming from the U.S.A and I was glad. Because the #metoo for me are not about empathy as most people like to see it, we women have always had the empathy of our collective pain, but rather the…

Y volvemos al homeschooling

(Quizá os interese leer las entradas anteriores sobre este tema, si aún no lo habéis hecho, para tener el contexto más claro: Aquí  y aquí )
...Ya andábamos de vuelta a la rutina, con los niños escolarizados como si siempre hubiese sido así y con nosotros sin ningún atisbo ya de rareza social, perfectamente integrados en el mundo de lo-que-hace-todo-el mundo, cuando mi hija pequeña que solo había hecho un curso en el colegio empezó a mostrar en la primera semana con la nueva profesora, no sólo desinterés sino rechazo a ir al colegio. A mi se me hacía absolutamente imposible con mis convicciones (yo no quería que estuviese allí, lo había pedido ella) decirle que tenía que ir o que se le pasaría más tarde, para mi ver a mi hija llorar en esa situación no era una opción y tengo la suerte de tener otras (soy muy consciente de que eso no es así para todas). Y también sé que para el colegio, que yo la abrazara, no la empujara a ir y me saltara a la torera la hora de entrada para consolarla t…

Casarse siendo feminista, o al menos intentarlo

(Esta entrada está escrita a petición de muchas compañeras y a modo de gratitud para quienes contribuyeron con sus ideas, donaciones y productos en ese día)

Nunca me han gustado las bodas, no sé por qué pero nunca las he entendido. He tenido verdaderas trifulcas con amigos que se han casado (por la iglesia) cuando jamás han creído ni en bodas ni en iglesias. Y en toda mi vida solo he ido a dos bodas.
Así que en las dos ocasiones que mi pareja y yo hablamos del tema nunca imaginé una boda sino un trámite burocrático. Aunque he de decir que me tentaba mucho usar la aceptada convención como excusa para ir descalza hasta el juzgado tirando flores a mi paso o seguida de una orquesta y cualquier otra excentricidad que se me pasara por la cabeza. 

La primera vez que lo hablamos fue tras nacer nuestro primer hijo y descubrir que no era automáticamente británico en aquel entonces (2001) a no ser que estuviéramos casados, la ley cambió al día siguiente del cumpleaños de nuestro segundo hijo cuando …