Skip to main content

Ladrones de templos



En mi viaje por España, me he


En mi viaje por España, me he dedicado a preguntar a mujeres y hombres por sus recuerdos de partos y nacimientos, sus opiniones y demás...me vienen de nuevo a la cabeza las historias de esas mujeres a las que se les hizo una presión fúndica a manos de maridos y médicos, episiotomías y fórceps innecesarios, cesáreas anestesiadas, partos inconscientes.
Me vienen también a la cabeza las historias más recientes de mujeres en las que ya no se confía, a las que el sistema médico gotero en mano les dice que no pueden parir. Las madres de estas últimas fueron las primeras en sufrir la tecnocracia del nacimiento, sufrieron sin entender porque pese a haber nacido en casa desde el complejo de inferioridad que les dio el hambre, la pobreza o la falta de medios o estudios, dijeron a sus hijas que esto era así, que las maquinas y la gloria hospitalaria era mejor, y de la misma manera que en el cuento de las nuevas ropas del emperador todas callaban que las maquinas y la gloria hospitalaria las despojaba de dignidad y les otorgaba dolores que sus abuelas y madres jamás experimentaron, cedieron sus llagas físicas y emocionales a la mentira de que el parto era un proceso dramático y doloroso siempre. Hoy las mujeres tienen una nueva tradición, un nuevo legado que se perpetua desde los comandos del personal hospitalario, los anuncios y las colas de supermercado. El miedo a nuestro cuerpo, a nuestro parto y a la vida. Tener un hijo es una operación dirigida y calculada por fuentes externas, necesita ser medida e investigada por expertos, expertos en su ciencia, la de los ladrones de templos, aquellos que encontraron el atajo para llegar a la riqueza destrozando paredes milenarias, bombardeando los altares de la sabiduría de antiguas generaciones, aquellos que en su búsqueda de la riqueza quedaron cegados y no pudieron ver que la belleza esta en el templo y sus complejos pasadizos secretos.
Hay una historia invisible, la de las mujeres saqueadas y niños que nacieron robados. La de las heridas que sangran en la oscuridad del silencio, la del robo diario de los tesoros de la femineidad, el templo de la maternidad, la historia matriarcal. Y en medio de ésta cómo si de una piedra Rosetta se tratase, encuentro la de una mujer de 90 años, que me habla de sus cinco partos en casa entre ollas y pucheros y de la mano de la mujer a la que amaba todo el pueblo, su comadrona, amiga y aliada. La que alimenta el cuerpo con caldos, el alma con amor y sabe que el parto es de la mujer y el hijo es de su madre.
La que confía en la ciencia de que para llegar al centro del templo, lo único que hay que hacer es respetarlo.

Nota: La foto que acompaña a este texto puede herir la sensibilidad de algunas personas, esperamos que sean muchas. Lo que no se ve no existe....


En mi viaje por España, me he dedicado a preguntar a mujeres y hombres por sus recuerdos de partos y nacimientos, sus opiniones y demás...me vienen de nuevo a la cabeza las historias de esas mujeres a las que se les hizo una presión fúndica a manos de maridos y médicos, episiotomías y fórceps innecesarios, cesáreas anestesiadas, partos inconscientes.
Me vienen también a la cabeza las historias más recientes de mujeres en las que ya no se confía, a las que el sistema médico gotero en mano les dice que no pueden parir. Las madres de estas últimas fueron las primeras en sufrir la tecnocracia del nacimiento, sufrieron sin entender porque pese a haber nacido en casa desde el complejo de inferioridad que les dio el hambre, la pobreza o la falta de medios o estudios, dijeron a sus hijas que esto era así, que las maquinas y la gloria hospitalaria era mejor, y de la misma manera que en el cuento de las nuevas ropas del emperador todas callaban que las maquinas y la gloria hospitalaria las despojaba de dignidad y les otorgaba dolores que sus abuelas y madres jamás experimentaron, cedieron sus llagas físicas y emocionales a la mentira de que el parto era un proceso dramático y doloroso siempre. Hoy las mujeres tienen una nueva tradición, un nuevo legado que se perpetua desde los comandos del personal hospitalario, los anuncios y las colas de supermercado. El miedo a nuestro cuerpo, a nuestro parto y a la vida. Tener un hijo es una operación dirigida y calculada por fuentes externas, necesita ser medida e investigada por expertos, expertos en su ciencia, la de los ladrones de templos, aquellos que encontraron el atajo para llegar a la riqueza destrozando paredes milenarias, bombardeando los altares de la sabiduría de antiguas generaciones, aquellos que en su búsqueda de la riqueza quedaron cegados y no pudieron ver que la belleza esta en el templo y sus complejos pasadizos secretos.
Hay una historia invisible, la de las mujeres saqueadas y niños que nacieron robados. La de las heridas que sangran en la oscuridad del silencio, la del robo diario de los tesoros de la femineidad, el templo de la maternidad, la historia matriarcal. Y en medio de ésta cómo si de una piedra Rosetta se tratase, encuentro la de una mujer de 90 años, que me habla de sus cinco partos en casa entre ollas y pucheros y de la mano de la mujer a la que amaba todo el pueblo, su comadrona, amiga y aliada. La que alimenta el cuerpo con caldos, el alma con amor y sabe que el parto es de la mujer y el hijo es de su madre.
La que confía en la ciencia de que para llegar al centro del templo, lo único que hay que hacer es respetarlo.de

No
Nodicado a preguntar a mujeres y hombres por sus recuerdos de partos y nacimientos, sus opiniones y demás...me vienen de nuevo a la cabeza las historias de esas mujeres a las que se les hizo una presión fúndica a manos de maridos y médicos, episiotomías y fórceps innecesarios, cesáreas anestesiadas, partos inconscientes.

Me vienen también a la cabeza las historias más recientes de mujeres en las que ya no se confía, a las que el sistema médico gotero en mano les dice que no pueden parir. Las madres de estas últimas fueron las primeras en sufrir la tecnocracia del nacimiento, sufrieron sin entender porque pese a haber nacido en casa desde el complejo de inferioridad que les dio el hambre, la pobreza o la falta de medios o estudios, dijeron a sus hijas que esto era así, que las maquinas y la gloria hospitalaria era mejor, y de la misma manera que en el cuento de las nuevas ropas del emperador todas callaban que las maquinas y la gloria hospitalaria las despojaba de dignidad y les otorgaba dolores que sus abuelas y madres jamás experimentaron, cedieron sus llagas físicas y emocionales a la mentira de que el parto era un proceso dramático y doloroso siempre. Hoy las mujeres tienen una nueva tradición, un nuevo legado que se perpetua desde los comandos del personal hospitalario, los anuncios y las colas de supermercado. El miedo a nuestro cuerpo, a nuestro parto y a la vida. Tener un hijo es una operación dirigida y calculada por fuentes externas, necesita ser medida e investigada por expertos, expertos en su ciencia, la de los ladrones de templos, aquellos que encontraron el atajo para llegar a la riqueza destrozando paredes milenarias, bombardeando los altares de la sabiduría de antiguas generaciones, aquellos que en su búsqueda de la riqueza quedaron cegados y no pudieron ver que la belleza esta en el templo y sus complejos pasadizos secretos.
Hay una historia invisible, la de las mujeres saqueadas y niños que nacieron robados. La de las heridas que sangran en la oscuridad del silencio, la del robo diario de los tesoros de la femineidad, el templo de la maternidad, la historia matriarcal. Y en medio de ésta cómo si de una piedra Rosetta se tratase, encuentro la historia de una mujer de 90 años, que me habla de sus cinco partos en casa entre ollas y pucheros y acompañada por una mujer amada y respetada por todo el pueblo, su comadrona, amiga y aliada. La que alimenta el cuerpo con caldos, el alma con amor y sabe que el parto es de la mujer y el hijo es de su madre.
La que confía en la ciencia de que para llegar al centro del templo, lo único que hay que hacer es respetarlo.

NOTA: La foto que acompaña a este texto puede herir la sensibilidad de algunas personas, esperamos que sean muchas...

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…