Skip to main content

LA ENAJENACIÓN DE LAS MUJERES

Hace tiempo que las películas que me dan más miedo, no son de zombies o de fantasmas. Desde que tuve a mis hijos, suelen ser películas muy reales y si son basadas en historias que ocurrieron, me pueden tener en vela varias noches. Por supuesto que hoy no necesito películas de terror ya tenemos el caso de Habiba, que es para mí y para todas las madres la peor pesadilla a la que nos podamos enfrentar. Pero ayer leyendo las declaraciones hechas por Paloma Martín a el diario El Mundo recordé una película de Clint Eastwood, "Changeling" creo que la película en España se conoce como El intercambio, en ella se narra la historia verídica de una madre Christine Collins cuyo hijo desapareció y en su lugar se le entregó otro. Por circunstancias el caso estaba relacionado con el departamento de policía de los Ángeles, por aquel entonces totalmente corrupta, el caso de la Sra. Collins y su hijo levantaba la alfombra bajo la que habían ido amontonando trapos sucios, cadáveres y mentiras...Qué hizo la institución cuando Christine Collins se negó a aceptar sus condiciones (quedarse con un hijo que no era suyo y callarse la boca) acusarla de loca, contratar a médicos que mintiesen, se negó que el niño fuese más bajo que su verdadero hijo o que sus dientes fuesen completamente distintos. A Christine se la encerró en un manicomio junto a otras muchas mujeres que no se habían callado, que se habían enfrentado a la autoridad.


En Londres, me llegaba la noticia esta semana de otra madre separada por la fuerza de su hijo recién nacido tras una cesárea, estaba en el Reino Unido bajo asilo político tras haber sido victima de violación y tortura, y obviamente, desde mi punto de vista, tenía un historial de depresión y estrés post traumático. Cuando estaba a punto de dar a luz había recibido la noticia de que su hijo de 15 años había sido asesinado en Santa Lucia y se reprimió el mostrar sus sentimientos para no ser "acusada" de estar deprimida, a esta madre no se le facilitó que amamantara o que se sacara leche durante la semana que duró esta separación, no se le dijo hasta varios días después que se le había internado por la fuerza por el mental health act, el poder legal por el que en pocas palabras se interna a alguien que está loco y por lo tanto otros tienen que asumir su voluntad. A esta mujer se le increpó que se apartara de su hijo y se la redujo por la fuerza, ha presentado una denuncia pero el daño está hecho y el daño hecho a un bebé de tres semanas al perder esa lactancia y a su madre y sufrir semejante violencia es un daño para toda nuestra especie y la enajenación es sólo nuestra, tal y como han demostrado sus abogados y psiquiatras.
Y recordando otras películas, se me ocurre Luz de gas...que acuñó el témino hacer luz de gas (gaslighting) cuando se hace creer a alguién que está loco, qué se hace cuando no se puede ocultar la verdad, cuando una mujer grita y pelea, es fácil se le acusa de estar loca.
El problema es que a una madre de la especie mamífera cuando le quitan a su cría presenta un montón de comportamientos necesarios para la protección que en una sociedad o para una institución que lo único que ha demostrado por escrito es no estar capacitada para tratar con madres y bebés y que son los únicos que van contra las reglas las morales y las establecidas por la OMS y UNICEF, podrían interpretarse como locura.

Las declaraciones de Paloma Martín intentan malamente acusar a Habiba de estar loca, yo me pregunto que es eso tan grave que les hace ir contra todo, contra los informes psiquiátricos que aseguran que Habiba no lo está, contra tres pediatras que rebatieron el absurdo del IMMF de acusarla básicamente de "ser una buena madre que cumplía perfectamente con su rol", contra la defensora del pueblo, contra 10.000 personas, embajadas, actores, y otros profesionales.
¿Yo me pregunto que esconde el IMMF bajo su alfombra? Porque a mi me empieza a oler a podrido...

¿Y les pregunto a cuantas mujeres creen que pueden acusar de estar locas? ¿10.000?

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…