Skip to main content

Estigma





ESTIGMA
Nunca me planteé como iba a alimentar a mis bebés.
No estoy segura de el porqué, pero simplemente asumí que la razón de que tuviera pechos era esa.
A menudo pienso en por qué lo tuve tan claro, pero sigo sin saberlo...
Cuando la gente habla de sentirse presionada para amamantar o de que hay un estigma social sobre las madres que dan el biberón, yo no entiendo nada...
Vivimos en un mundo de biberones. Nuestras niñas y nosotras jugamos con muñecas que traen un biberón de juguete, si parasemos a alguien por la calle y le dijesemos que hiciera como que alimenta a un bebé la mayoria haría gestos de darle un biberón. En un restaurante, probablemente tengas las mismas posibilidades de que te calienten agua para un biberón a que te mirén mal o te llamen la atención por amamantar (¡en el Reino Unido, al menos es muy probable!)
Yo no "elegi" amamantar, al menos no como una opción intelectual. Yo cogí a mi bebé y me lo llevé al pecho, más tarde era una necesidad física, mis pechos estaban llenos de leche y cuando mi bebé lloraba mis pechos goteaban. El estigma social...bueno, yo creí que hacía lo correcto, lo que las campañas del gobierno decían que era lo bueno. Creí estar entre los favoritos socialmente, disfrutaba haciendo algo que politicamente parecía estarbien visto, seguro que me iban a  tratar bien, me protegerán, a mi bebé y a mi nos halagarán allá donde vayamos. Pero no fue así. Tuve que demostrar antes de irme del hospital que sabía lo que estaba haciendo.
  Despues tuve que pelear durante las visitas de la asistenta social (práctica común en el Reino Unido) ya que yo perdía poco a poco la seguridad en mi mísma cuando me decía que le diera un biberón a mi hijo y que me dejara de perseverar en mi locura, que obviamente acabaría con un bebé desnutrido y enfermo (mi hijo nunca estaba enfermo y ganaba peso con normalidad).
Cuando sufrí de depresión posparto sugirieron terapia electroconvulsiva, ya que yo me negaba a tomar antidepresivos cuestionando los efectos a largo plazo en relación al amamantamiento, cuando pedí alternativas se me dió a entender que yo estaba siendo dificil y que debería dejar de amamantar. Perdí amistades porque les conté lo ocurrido en el médico y me llamaron egoista por anteponer el amamantar a mi hijo, a mi salud mental.
Cuando mi hijo mayor tenía 10 meses, estando en España, tuve mastitis, el señor ginecológo que me vió me dijo que dejara de dar el pecho inmediatamente, yo me eché a llorar y él a reir, diciendome que era absurdo y que nutricionalmente no tenia sentido (La OMS recomienda la lactancia hasta los dos años) A este punto me rendí, deje de perseguir mi idea absurda de darle a mi hijo esta leche que mi cuerpo no podía dejar de producir, me rendí y abandoné mi idea de abrazarlo dandole con esta leche todo mi amor y haciendólo a pesar del dolor, a pesar de llagas y tristezas y a pesar de tener al mundo en contra.
No sentí el estigma social, si percibí las miradas acusadoras, pero fue más simple que todo eso...nadie entendió o creyo en en mi o mi capacidad para amamantar.
Promovemos una idea pero no la realidad que esta conlleva. Repetimos frases, pero no las entendemos.




Jesusa Ricoy en respuesta a un comentario de una amiga en Facebook, sobre el estigma social que sufren las madres que dan el biberón. Publicado originalmente en Inglés en Lactivist 

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…