Skip to main content
 

LA AUTOCENSURA DE LOS MAMÍFEROS

Un nuevo perfil fue cerrado y reabierto (tras la protesta) en Facebook, esta semana. No fue el primero y no creo que sea el último. Facebook, nos guste más o menos se ha convertido en muchas herramientas, pero para muchas madres se ha convertido en algo muy necesario y casi olvidado, un círculo de mujeres. Los círculos de mujeres han sido siempre la forma más eficaz y natural de transmitir habilidades y enseñanzas entre las mujeres.
Hoy en día a través de Internet las mujeres aprenden a usar portabebés, discuten sobre ocurrencias comunes de la infancia, intercambian artículos y opiniones sobre la crianza de sus hijos y así, estoy segura, más de una se mantiene lejos de la depresión. Pero además hay algo que nos identifica, nos hace madres humanas y necesitamos ver en otras para poder identificarnos y asimilar conocimientos, dar el pecho. Pero es que además esta es la identidad de todos, sean niños, hombres o mujeres sin hijos. No podemos poner en peligro el amamantamiento, simplemente no nos lo podemos permitir, hay países en el mundo en el que hacerlo supone la muerte, la muerte de un millón y medio de niños. Y en el resto de los países supone una desprotección demasiado grande en términos de supervivencia, la supervivencia no supone depender de un frigorífico, un fogón para hervir agua, cucharillas y tetinas. Esta supervivencia que al occidental medio sentado en un sofá le pilla lejos (hasta que explota la bomba o sacude el huracán) también significa sentirse en control de uno mismo. Algo que gracias a los millones de publicidad invertidos para vendernos lo contrario creemos no necesitar.

Hasta 1867 no se inventó la leche en polvo, nuestra evolución y supervivencia ha dependido de nuestras glándulas mamarias, esas mismas que hoy no sabemos lo que son y confundimos con la obscenidad, sexualidad y provocación, porque hace ya algún tiempo que las canjeamos persiguiendo libertad e independencia.
Esto no es una lucha contra las madres que dan el biberón, esto no es una lucha contra la libertad de elegir.
Esto es una defensa clara y unánime de nuestra supervivencia como humanos, de nuestra independencia como mujeres que quieren criar a sus hijos por sus propios medios, es nuestra lucha por la salud global y contra la muerte de millones de niños.
La lactancia es nuestra historia y es nuestro cuerpo, pero es además nuestro amor y nuestro amor jamás podrá tener nada de censurable. Censurarlo podría significar nuestra destrucción.

Este sábado 12 de Febrero 2010: ¡Cambia tu foto! ¡Cambia el mundo!






Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y estar dirigido en España por la magnífica periodista Pau Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/
Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. Y los ton…

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…