Skip to main content

Are We Women Enough?







Are We Women enough? 

When seeing the picture of maternal normality on the cover of the new issue of TIME magazine yesterday, a certain jubilation shook me and my friends on Facebook.

Someone finally made it to ‘the other side’, a place where a stamp of validity was placed on a subject to say we are now members of acceptable society and not at all weird for breastfeeding ‘older’ children. We might even stop persecuting your strange behaviours too.

But read the small print.

Sadly it talks about extreme parenting. Extremists, a word that in post 9/11 America has become synonymous with evil and deviancy.

The small print talks about how these extremists have a leader, Dr. Sears, who they refer to as a ‘guru’.

A guru? Are we a sect? Are we in need of a leader, a man no less, to tell us how to use our breasts in motherhood?

The big print on the other hand challenges women readers and perpetuates the fight.

But which fight is that? And it’s a good question, because there isn’t any.

It was imposed so the system can keep milking its benefits by selling formula milk and sex.

So the question sees the traditional ‘Are you man enough?’ challenge altered to ‘Are you mum enough?’

I’m sure there will be the usual explanations of needing to attract readers, open debates, bring ‘extended’ breastfeeding to the wider public, etc, etc, etc, but I don’twant to be on the cover of a magazine (*)  

I don’t need to be given respect, permission or feel that I need protection from insult.

I just want to be left alone to make maternal decisions free from economical or political pressure.

That will suit me just fine. And you know what? I’m not asking for permission or confirmation. 

All I ask is: Are we women enough to be ourselves in todays society and the future?





(*) With all my support and respect to the mum portrayed in the cover, who I know she is fantastic, and I am sure did it for all the right reasons.

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y estar dirigido en España por la magnífica periodista Pau Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/
Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. Y los ton…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…