Skip to main content

La mujer ese ser indómito que huele...Y a mucha honra


Estaba a punto de irme a la cama cuando me tropiezo visualmente con esto:

"¿Han escuchado acaso el dolor de esa mujer madre cuando dice que su marido ya no la busca porque ‘huele a leche’? ¿Para ese chiquito lo más importante será ‘haber sido alimentado por mamá’ pagando el precio de que sus padres se distancien? ¿Han trabajado su sentimiento de culpa porque debe irse a trabajar y el pediatra de su hijo la regaña pues no le da suficiente pecho? ¿O se queda en casa por alimentar y que ‘fluyan’ los problemas económicos?

Tener un hijo no puede convertirse en una esclavitud donde la cultura patriarcal la ‘obliga’ a olvidarse de sí misma para que su hijo ‘la use’ cada que se le antoje. La lactancia impuesta es, psicológicamente, uno de los factores que más rechazo causa porque la maternidad vuelve a ser la cadena con la que se ‘detiene’ el mundo femenino. ¡Un hijo no puede ‘secuestrar’ a su madre a través de la lactancia!"
 El resto lo podéis leer aquí:
http://www.elpais.com.co/elpais/opinion/columna/gloria-h/amamantar-con-equilibrio

No sé ni por dónde empezar, ni si valdrá la pena, en unas semanas en las que reivindicamos que pese a lo que piensen los fabricantes de compresas no olemos mal. me vienen a decir que el patriarcado me esclaviza...a ver si lo entiendo porque roza el delirio...que me esclaviza a través de la lactancia de mis hijos...y que lo que debería hacer es dejar de oler a leche que si no "mi marido no me busca",  tiene narices la frasecita que ha ido usted a buscar para hablarme de que me tengo que liberar.

La liberación que usted pretende empieza por conocerse a una misma a sus olores, sus tetas, su vagina sus sangres y sus ciclos y tocarse, olerse y descubrirse desde si misma y no a través de nadie o a partir de otro. La liberación más grande y trascendental que yo he sentido ha ocurrido tres veces en mi vida y la última hace exactamente 1 año y 10 minutos cuando escribo esto.
Mi liberación de patriarcados, capitalismos y condicionamientos culturales ocurrió tres veces, a cuatro patas y gritando algo así como un mujido primal,  pariendo a cada uno de mis hijos y poniéndolos a mi pecho de donde brotaba sin control alguno el alimento que requerían.

Hay muchas maneras de liberarse, conocerse y transcender los limites impuestos, no tiene que ser el ser madre o el dar de mamar.

Pero que me venga a contar que el equilibrio viene de dejar de oler a leche para poder ser buscada para sexo o para que el pediatra no la regañe me parece cuando menos delirante.

A olvidarse de una misma en su totalidad nos obligan entre otros :


  • Las compañias de leche artificial que quieren que olvidemos que el alimento optimo para nuestros hijos lo traen ellos y lo administramos nosotras, es gratis y ecológico
  • El sistema económico que quiere que olvidemos que los niños nos necesitan.
  • Las empresas que nos venden productos que quieren que nos olvidemos de nuestra normalidad
  • El marketing que quiere que nos olvidemos de que envejecemos, ensanchamos, cambiamos.
  • Los ginesaurios que quieren que olvidemos que sabemos parir.
  • Y todo un sistema social que aniquila gota a gota a ese ser indómito que huele...Y a mucha honra.




AttributionNoncommercialShare Alike Some rights reserved by christyscherrer

Y el dolor al que usted se refiere en todo caso suele venir precisamente de todo eso, de querer ser madre en una sociedad que te condena a la amnesia permanente de tu identidad, a vivir una experiencia semejante como si fuera un mero tramite, a menudo inconveniente e incomodo...
Ser mujer de manera no patológica es la mayor rebeldia e insumisión que se me ocurre en estos días.

Hace exactamente un año en estos momentos paría a mi hija, por ella no me voy a dormir y escribo lo que haga falta para decir que nuestra liberación empieza por descubrir nuestros cuerpos, menstruantes, preñados, lactantes y cambiantes. Saber el poder que eso nos otorga y decidir desde esa autonomía. Desde el centro mismo de nosotras, desde nuestros olores, nuestros colores y nuestros ciclos.

Estoy enfadada y escribo a trompicones, porque ya me harté, me harté de tanta tonteria, la falta de respeto contra las mujeres y sus maternidades es tal que todo el mundo sabe y opina, y sin que le pregunten. La mujer y sus hijos el escaparate público de la decisión de otros.

Yo no me doblego ni a pediatras, ni biberones, ni hombres que me busquen o me dejen de buscar.

Y sí, huelo a leche, a sangre y a vida. Soy la vida misma y ¿usted quién es?

Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…