Skip to main content

Una historia de comadronas, respeto y mujeres...Ojalá sea la nuestra



Esta semana una noticia me hacía llorar cuando estaba a punto de irme a la cama. Soy muy llorona es cierto, pero para mí lo que leía era de la importancia de Armstrong pisando la luna...


En el aparece la foto de Amanda Burleigh con su uniforme de matrona y con la sonrisa de quien sabe que ha hecho lo que tenía que hacer, ni más... ni menos. Amanda ha estado investigando los efectos del corte de cordón prematuro (vamos, lo que viene siendo practica estándar en casi todos los nacimientos) y ha conseguido que el Real Colegio De Comadronas británico revise el protocolo y a partir de ahora se considere como buena practica el retraso del pinzamiento y corte de cordón.
Pero no sólo eso, Amanda ha colaborado en el diseño de una camilla especial en la que poder atender y resucitar al bebé sin separarlo físicamente de la madre, es decir manteniendo el flujo de sangre y oxigeno a través del cordón cuando la placenta aún está conectada al bebé y latiendo.


Fuente



En cuanto leí el artículo recordé mi última clase esta semana, en ella haciendo un ejercicio al que yo llamo, "Parto en las películas" en el que hacemos una pequeña desintoxicación mediatica sobre las referencias culturales del nacimiento, los hombres me decían  que si bien entendían aquello de parir de pie o de rodillas en lugar de tumbada, dudaban sobre como podrían ver el parto los profesionales para poder atenderlo, yo les imité a mis comadronas exactamente en el mismo sitio donde me acompañaron hace un año, el comedor de mi casa, les expliqué como se arrodillan y como una comadrona ha inventado hasta un espejo especial  para ver mejor sin interferir. También me vinieron a la cabeza las muchas clases en las que he explicado que para resucitar al bebé o aspirar si había meconio, el tener un parto fisiológico desaparecía como opción y cortaban el cordón para facilitar el acceso al bebé, y yo siempre siempre pensaba, ¿y por que no pueden mirar al bebé teniendo en cuenta su necesidad primordial la de acabar  de recibir oxigeno y sangre del increíble órgano que le ha mantenido con vida, la placenta?. Por qué nos cuesta tanto entender que estamos interrumpiendo un proceso de la misma manera que si tapáramos la boca a alguien antes de lanzarlo al mar, sin dejarle coger una última bocanada de aire, a su ritmo y cuanto necesite.







Sé que Amanda y tantos otros profesionales querrían que se empezara a considerar que la mejor camilla diseñada es el pecho de la madre recién parida, pero esta otra ya se le va acercando más en lo que a apertura de mentes y cambios se refiere.

Me alegró ver en Facebook que las mujeres con las que en ocasiones intercambio correos y pasiones profesionales cada día están enlazadas, a menudo sin saberlo, creando un mundo mejor, la presidenta del colegio de matronas, Lesley Page, está demostrando ser una líder estupenda para la actual situación de escasez de matronas en este país y para ir incluyendo los cambios y las mejoras que venían siendo necesarias. Amanda no sólo por lo que ha hecho pero también por su gran labor de información junto con Linda Morge en Facebook y mujeres como mi amiga Angela Horn que creó una página web que nos sirve todavía hoy a los profesionales como Amanda o como yo de referencia en nuestros trabajos para infinidad de temas .

Cuando leí sobre la aceptación de este nuevo protocolo y el invento de la camilla me sentí feliz y lloré,  porque para mí el titular que debería haber dado la vuelta al mundo es el que anunciara que estas comadronas son las que van a poder recuperar el parto en su totalidad, el avance tecnológico y científico que se necesita para salvar las vidas de los bebés que tienen una entrada complicada en este mundo, se verá por fin implementado y rediseñado por mujeres que atienden el parto desde la empatía, desde la maternidad misma, desde sus rodillas, pero con toda la dignidad, la valentía y la fuerza que requiere el luchar por recuperar lo que nos pertenece y aún se nos debe. Nuestro cuerpo, nuestro parto, nuestra leche, nuestros bebés y nuestra voz.



Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…