Skip to main content

Hoy soy Ágnes Geréb y por desgracia mañana tambien



Los que trabajamos activamente por la libertad de opciones a la hora de parir a menudo nos encontramos con la creencia popular e incluso médica de que ya tenemos libertad y que somos unas exigentes.

Mientras las demandas de una madre sean una insolencia o una exigencia desmedida. Mientras las mujeres digan respecto a su parto: no me dejan que, no puedo, este hospital no me permite, mi médico no quiere que...Mientras las matronas que por ayudar a las mujeres a tener alternativas sean juzgadas por hacerlo no tendremos libertad.

Está tan claro que me enferma tanta ceguera colectiva. El otro día me sentí en el medievo a través de internet, fue muy curioso. Alguien entró al evento creado para apoyar a Ágnes Geréb y al más puro estilo caza de brujas, ese alguien nos recordaba que esta mujer era una asesina. Y yo le recordaba que una negligencia en el caso de que hubiese sido cometida no la convertía en una asesina. Pero fue un momento en el que sintiendome en una plaza publica de 1600, en lugar de facebook me vinieron a la mente tantas brujas ajusticiadas por ser matronas, y recordé también un documento que una brillante abogada me pasaba el otro día, sobre la caza de brujas y la macroeconomía, el impacto que las mujeres y sus matronas tenían en la reproducción y por tanto en la economía había sido controlado y una persecución desde la ignorancia y las tinieblas de la sinrazón se había asegurado de desprestigiar y acabar con esas mujeres conocedoras de sí mismas y de otras que eran capaces de evitar embarazos y ayudar en los partos.
La sexualidad de la mujer, controlada, usurpada, deformada y expatriada es sin duda la forma de control social última.
La posesión de su conocimiento, su disfrute, su autonomía y su descontrol son armas que se utilizan desde la creencia absolutista de que no importamos, de que no estamos presentes, de que no somos parte integrante del mundo.
El secreto a voces en una lengua que olvidamos, es que el poder es nuestro y que lejos de buscar empoderamiento ya somos poderosas. Somos las mujeres junto con las matronas y nuestros hijos las que tenemos la llave última de la libertad del mundo.
Se nos viola moralmente y se nos calla en cada mención. Ni existimos ni pensamos. Por eso parir desde la autoridad y amamantar a nuestros hijos es uno de los mayores actos de rebeldía y desacato que la sociedad del s.XXI pueda soportar.

Por todo ello y porque nuestras matronas son nuestras aliadas y guardianas de nuestro poder, yo hoy soy Ágnes Geréb, una matrona por la que se cambió la ley desde la corte europea, a la que se le ha dado clemencia pero que aún lleva dos años encerrada en casa vigilada permanentemente y sin poder ejercer en los próximos diez años. Hoy Ágnes ha podido salir de casa, imagino que habrá olido el aire fresco y mirado los árboles con emoción infantil, y sospecho que se habrá dado de bruces con la insultante realidad al entrar en los juzgados de Budapest donde le harán sentir como un peligro público una vez más...
Es interesante saber que los obstetras en los hospitales de Hungría cobran un bono de un mes de salario cada vez que "hacen que un niño nazca sano".

¡Rebeldía y desacato en cada parto y cada lactancia!
La patología es vuestra, el poder, mío.



Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…