Skip to main content

Mujeres fragmentadas, nada nuevo.

Hay quien se pregunta que de que va todo esto de 3Colours y la Matrieducación, hay quien no sabe que le pasa a Jesusa Ricoy que anda indignada y feminista. Pues sirva esta entrada a modo de breve explicación de una manera global de entender mi activismo.

El parto como experiencia sexual apenas se nombra. En mi clase provoca chistes e incredulidad, a Sheila Kitzinger se le ha tachado de loca y ambas por trabajar en Birth Crisis sabemos que de momento las mujeres tienen una noción sexual de su parto en negativo y por malas prácticas. Las mujeres que nos llaman hablan invariablemente de violación, tal y como expliqué en esta entrevista (http://www.vancouverobserver.com/blogs/feminista/2012/05/08/unhappy-birthdays-part-2-politics-birth-rape-and-mothers-ptsd) Pero hablar de experimentar el parto como una experiencia sexual estremecedora, transformadora o placentera, sigue generando cuando menos, debate.

El parto para mí es una experiencia sexual, abrumadora y transformadora, yo sigo difiriendo de Sheila Kitzinger, Michel Odent y Debra Pascali (quien acuño el término) cuando hablan de "Parto orgasmico" Creo que simplemente y con todo mi respeto, nos falta el vocabulario, nos falta la experiencia de nuestra sexualidad como mujeres con nuestros términos. Es una experiencia muy muy similar al orgasmo y se compone de las mismas hormonas y las zonas que se riegan con ellas y nuestra sangre son las mismas, pero creo que tiene matices propios muy interesantes, que deberían ser clasificados de manera independiente. Es más, y sé que soy una idealista, parto debería ser definición de semejante experiencia de trance, excitación, placer al borde del dolor, satisfacción y desbordamiento de sensaciones.

Pero el parto es el de una mujer y sus circunstancias, y su residencia, y su ambiente y su posición social, su relación con su cuerpo, la política de su país, la relación con su pareja, la relación con su madre, con su menstruación, con su vulva y un largo etc...La mujer no pare en intimidad con independencia ni libertad, la mujer pare en soledad pero invadida, dominada y controlada, ella misma busca el control ante la falta de naturalidad de la experiencia.

Y allí se la fragmenta una vez más de la misma manera que se hace en anuncios, campañas y chistes, lo que se ve en el paritorio, especialmente en países como Norte América es una zona estéril, los modelos sobre los que matronas y obstetras practican suelen ser fragmentos de una mujer, sólo la zona "que importa". Esto que podría percibirse como centrar la atención en "lo que preocupa y atañe al profesional" y para que nada le distraiga, para mi esta es la mayor distracción. Distrae de el hecho fundamental de que esa parte es la de una mujer pensante y sintiente, se trata de ignorar la sexualidad que esa vagina pletórica exhibe y se consigue, pasa a ser un campo estéril o un agujero abstracto en medio de un entorno asexuado del que saldrá una recompensa para los héroes que se mantienen atentos y vigilantes. La objetificación de la mujer que es una cuestión feminista es una cuestión que afecta profundamente nuestros partos. Nos afecta a nosotras para desconectar de esa vulva que si cortan está allá abajo, anestesiada y en manos de otras/otros, afecta a los profesionales que desde hace muchos años aplican prácticas que fueron creadas en una moralidad de represión y control de cualquier atisbo de sexualidad, y que ahora se perpetúan desde el "siempre se ha hecho así" y desde la idea última de la que no se habla: los cuerpos de las mujeres no son de ellas, no el expositor social sobre el que presentar, disimular, dictar, ejercer, enmudecer y controlar a una parte de la población y por tanto a los "dueños" de estos, empresas, iglesias, politicos. Nuestro sexo y nuestro placer es secundario, nuestras partes no son un todo. Y si no me creen, lean:
http://www.sinembargo.mx/17-04-2013/591269

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…