Skip to main content

Carta abierta a facebook

Estimados señores de facebook 

Ayer tuve mi página cerrada 24 horas por publicar contenido que va contra sus normas.
Parece ser que la foto de una mujer con su bebé justo cuando acaba de dar a luz en el muro de una profesora que educa para el parto va contra sus protocolos. Tengo entendido, tras varios años de activismo sobre este particular, que es por el pezón en sí. Por eso algunas mujeres que quieren que sus imágenes prevalezcan en sus perfiles se automutilan con Photoshop para que su foto pueda permanecer sin pezones. Ya no tienen que mutilarnos ustedes para vender moda, nos mutilamos solitas, ¡Qué triunfo!

Cuando recuperé la libertad virtual organicé una manifestación pacífica de pezones, pero sólo pezones y esto trajo el problema de no saber exactamente de quien son. Esta mañana tenía otro aviso de facebook diciéndome que mi página ha sido denunciada por contenido que viola sus reglas y me han pedido que lo limpie. No sé por qué pezón empezar. Cómo saber que no estoy cometiendo una injusticia y qué pasaría si borro uno de un hombre con el que no hay ningún problema, y por otra parte cómo le explico al pezón femenino que ha tenido mala suerte, que es una cuestión política y no hay nada que hacer...

Verán, ayer me disponía a comer y ante la frustración de no poder colgar contenidos me dedique a leer las novedades de mis amigos. Uno de ellos colgó unas fotos de una sopa china hecha con bebés humanos muertos. Sí sí, no es ningún chiste negro, búsquenlo en Google. Quisiera no haber visto nunca esas imágenes y aún lloro cuando las recuerdo y las vi a través de su red.

Su censura no es tal, no se rige por ningún canon moral, su censura no es más que la extensión de un sistema que les dice a las mujeres que enseñen las tetas cuando y como se lo digan, su censura es la de el mismo sistema que pide la edad para poder ver un parto en Youtube, es la misma que pese a que la tecnología nos quiere llevar a todos hacía una democracia social nunca vista hasta ahora, se encargará de que las mujeres una vez más lleguen las últimas y atadas de pies y manos, y sin saber quien son.

Si creen que pueden censurar los partos y las lactancias son imbéciles.
Es la vida que nos trajo hasta aquí y por suerte nuestras vaginas y tetas no siguen sus protocolos.

Siento profundamente que decidan apoyar la muerte y la pornografía y censurar los pocos  actos que en esta vida siguen siendo espontáneamente regidos por el amor. 

Aclarenme que pezones son los que molestan y por qué, porque yo no he colgado contenido pornográfico y los que están yendo contra las normas son ustedes y creo que lo que ustedes practican se llama acoso cibernético y discriminación.

Me iría con gusto de su red social, pero no puedo evitar recordar a mujeres que no se cambiaron de asiento en un bus o no se fueron de un pub....Quiero hacerles el favor de educarles en el conocimiento de la libertad de las mujeres para exhibir sus cuerpos como propios, de su derecho para alimentar a sus bebés donde les plazca, de su necesidad para entender la realidad de sus cuerpos...Mientras tanto seguiré colgando fotos de pezones sin género determinado hasta que ustedes me echen y me expliquen por qué exactamente.



Popular posts from this blog

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…

#8A Hasta aquí llegamos

Me cruzo con esta foto que salta a las redes desde Mexico...



Que me recuerda a esta otra foto de la S.E.G.O en España



Que me recuerda a esta de Barbara Kruger






Y todas ellas me recuerdan por qué  hoy muchas de nosotras en todo el planeta nos hacemos fotos como esta




Hoy desde Londres y con un pañuelo verde celebro el cumpleaños de mi hija, celebrando las ganas y el amor con los que fue concebida y parida, y deseandole que si ella alguna vez decide hacer lo mismo lo haga con las mismas ganas y el mismo amor o más. Y por todo ello celebro también la autonomía de todas nosotras, nuestra dignidad y nuestra capacidad de decisión sobre nuestros cuerpos, sexualidades y embarazos. Ha llegado la hora de tomar el control de lo que nos pertenece por derecho y nunca debió sernos usurpado. Asi que hoy, celebro, celebro ser mujer, madre y defender mis derechos, los de las mujeres argentinas, los de todas y los de mi hija.
Nos celebro mientras con mi pañuelo verde esperanzado le digo adios a un pat…

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…