Skip to main content

La Revolución de las Rosas, un movimiento (pacífico) contra la violencia obstétrica

Soy pacifista.

Tanto es así que creo firmemente que la paz debería ser lo normal y establecido, no un bien escaso por el que luchar o un lujo que depende de la economía, política, edad y género. 
Y por esta creencia no puedo comprender que haya seres humanos que sufran maltrato e injusticias en esta vida. Me afecta profundamente.
En mi trabajo, el parto, hay injusticias y bien grandes, también relacionadas con la economía, política, edad y género. La discriminación por estos factores sigue siendo un obstáculo para que muchas de nosotras encontremos paz durante nuestra vida en este planeta.


Las mujeres me llaman, escriben y mandan mensajes para contarme el maltrato que han sufrido en sus partos.
Trabajo para la red de apoyo Birth Crisis creada por Sheila Kitzinger para escuchar a madres traumatizadas durante el nacimiento de sus hijos y mi teléfono se anuncia para mujeres que necesiten este servicio. Además cofundé un proyecto gemelo en España.

En el movimiento de La Revolución de las Rosas a veces escuchamos a alguna mujer que ha sufrido violencia obstétrica decir que más que una rosa tiraría una piedra a quien le maltrató y lo dicen con el sentimiento de que nuestro movimiento es demasiado "suave" como respuesta a lo que muchas mujeres han sufrido. 
Pero muy a menudo también escuchamos a organizaciones e individuos decirnos que no quieren unirse a nuestra causa por no creer en la "guerra" o la negatividad. 
Creedme, La Revolución de las Rosas es tan positivo como pueda ser posible serlo tras escuchar a una mujer que te cuenta que no se ha podido sentar durante un año por lo que le hicieron durante su parto.
Creedme, es tan positivo como pueda ser posible serlo tras haber visto los morados en la barriga de una mujer producidos por alguien que se le subió encima para "ayudar" a salir al niño.

La Revolución de las Rosas no cree en ninguna guerra más allá que aquella contra la ignorancia.
Trabajamos unidas protegiendo a mujeres y profesionales y eso no es trabajo fácil.
Somos constructivas no destructivas pues hemos levantado una red virtual de varios países en la que mujeres de todo el mundo se pueden sentir apoyadas y reconfortadas en la verdad de que no fue justo lo que les hicieron y  es intolerable.

 Para que así cojan una rosa y no una piedra, protegidas con todo el poder de las mujeres, activistas, matronas, abogadas, médicos y psiquiatras que comparten su dolor y entienden que están en su pleno derecho de sentirse maltratadas.
Venimos en paz y con una flor en la mano y tan sólo queremos decirte que como sociedad tenemos un problema y se llama violencia obstétrica.
Queremos ponerle nombre, dialogar y así poder deshacernos de él porque creemos que todo nacimiento merece amor y paz.
Y porque pensamos que en siglo XXI los humanos se deben a sí mismos comportarse de una manera más respetuosa y amable.
Pero también creemos que callando el sufrimiento de tantas madres y bebés estaríamos siendo tan violentos o más que la ignorancia institucionalizada que permite que este crimen siga ocurriendo en muchos partos alrededor del mundo.

Llegar a la vida de una manera violenta jamás nos construirá un futuro en paz.




Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y estar dirigido en España por la magnífica periodista Pau Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/
Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. Y los ton…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…