Skip to main content

El duelo




Cuando yo estudiaba para ser profesora de educación perinatal, tenía que leer mucho y escribir otro tanto sobre el proceso de duelo, la perdida y reflexionar sobre la perdida en mi vida y aplicada a la maternidad.

Creí saber de manera teórica lo que se sentía, creia ser lo suficientemente empática y sensible como para   lidiar con estas situaciones en mis clases.

Pero no tenía ni puñetera idea hasta el año pasado. No sabía que el duelo se parece en muchas cosas al parto, la percepción de los olores, de los colores y de los sabores,  la sensación clara y precisa de cada estado y cada momento dentro de lo turbio, el no encontrar consuelo al buscarlo en otros y en lo redundante del lenguaje en todo momento…Recuerdo cada minuto de esos días, recuerdo esa sensación de limbo en la que el mundo dejó de existir en su relación conmigo.

Recuerdo llorar mientras comía, mientras dormía y casi tener que buscar las razones después porque había tantas que no sabía cuál era la que lo desencadenaba. Recuerdo que como en el parto la vida me puso un espejo delante al que tuve que mirarme sin ganas, en este me ví mortal y tuve un miedo tan antiguo y primal que aún me sacude al recordarlo, de hecho y como la negra sombra ahora ya está siempre a mi lado. Recuerdo sentir en medio de todo haber crecido irremediablemente y estar triste también por eso.

De la rabia, la impotencia, la ausencia y el vacío queda ahora una lección que me duele con un nudo en la garganta, pero que siempre estuvo allí.

Hablan del crecimiento tras un proceso traumático o doloroso. Yo siento que la vida me ha revelado un secreto más, sentirme afortunada o no por ello es algo sobre lo que aún dudo. El secreto me confía la consciencia de lo efímero y la importancia de lo cotidiano. Y saberlo por ahora sólo añade frustración.

Como en la maternidad, en el duelo, la vida, o la muerte, que nos estalla en la cara cuando menos lo esperamos se recoloca poco a poco y nos vamos acostumbrando. Me acostumbro a la ausencia, a no intentar llamar por teléfono, a no compartir alegrias, a no necesitarte, pero a lo que no me acostumbro es a la tristeza de que no me cueste tanto.

Pese a esta experiencia sigo sin saber lo que sentirán las madres en sus duelos, pero ahora puedo decir  que ese es un mar al que espero no tener que asomarme nunca.

Foto  © Rafael Ricoy

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y estar dirigido en España por la magnífica periodista Pau Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/
Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. Y los ton…

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…