Skip to main content

La mayor pega del parto en casa

Mañana nos mudamos de casa, a una más grande, con jardin, garaje y esas cosas que hacen la vida un poco más agradable en la medida de lo posible. Y estamos contentos e ilusionados pero yo hoy, ando con ansiedad y desasosiego, no consigo ponerle nombre a cómo me siento, pero sé lo que es. Lo sentí en nuestra última casa hace casi ocho años. Y es que al irme no sólo dejo una casa con sus recuerdos, dejo además dejo el sitio físico en el que parí a mi hija hace ahora unos tres años. 

Para mí esa es la mayor pega del parto en casa, un amigo mío dijo en un libro sobre el tema algo así como "¿Y a ver cómo vas a vender la casa en la que han nacido tus hijos?". 
 A mi me da una especie de vértigo dejarla. Pienso en el acto de trascendencia que para mi supone la llegada a este mundo de un ser humano y la mera idea de otros pies pisando ese territorio donde ocurrió me parece un sacrilegio. Pero sé que es apego emocional y que tengo que dejarlo ir,  que tendremos fotos, historias y recuerdos que ayudarán a decorar los recuerdos de mi hija sobre el lugar en el que nació y quién sabe quizá hasta lo visite un día. 

Pero me consuelo cuando pienso en todas las casas Londinenses que tienen una placa azul para conmemorar que alguien celebre nació allí, ya que pienso que ahora una nueva generación de placas azules será posible con la reconquista del parto en casa. ¡Si es que nuestros queridos vástagos alcanzan la celebridad!

No me gusta sentir apego por las cosas materiales pues sé que nos vamos de este mundo igual de humildes y desnudos que llegamos y de nuestra materia quedará poco. Pero sé que alguna lagrima muy primal y mamífera caerá mañana cuando mire a un suelo que para mi, para nosotras fue nido.

Aunque algo me dice que mi hija, de alguna manera recordará siempre el que fuera su primer hogar.


All rights reserved Jesusa Ricoy


Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…