Skip to main content

Las tetas como propiedad privada y parte de un cuerpo que piensa,materna y decide.

                                          
Una vez más la "controversia" (palabra que últimamente me pone enferma por venirse refiriendo a "cuando una minoría señala una burrada social que es simplemente inaceptable")  sacude las redes sociales. En esta ocasión la revista Hip Mama y mi amiga la artista Ana Álvarez Errecalde en el ojo del huracán de posts, reivindicaciones y artículos.

Justo andaba preparando mi ponencia sobre The Power of Motherhood y pensando en utilizar otra obra de Ana,  "El nacimiento de mi hija", ahora me veo "obligada" a usar ambas. 

Sin revelar demasiado de lo que trataré en profundidad en la ponencia. Para mí, en estas situaciones de censura, de nuestros pechos, en concreto y podría extenderse a nuestros partos,  hay una cuestión muy clara y es el sentido de propiedad y autoridad que emiten las fotos. El cuerpo femenino para uso y disfrute de quien lo habita y no de quien lo observa es una contradicción visual que descoloca por la continua sobrexposición de lo contrario. 

La mujer es un objeto público. Y el utilizar nuestro cuerpo desde nuestra autoridad es un acto de insumisión.

Nos guste o no, nos creamos libres o no. De no ser así la forma biológica de alimentar a nuestros hijos/as no sería tema de discusión, nuestra apariencia física causante de enfermedades mentales y nuestras decisiones reproductivas una cuestión política.

Yo no creo que la maternidad o su ausencia ni muchísimo menos tengan que suponer una transformación existencial para toda aquella mujer que pasa por esas decisiones. Para la gran parte de las mujeres estas decisiones no son trascendentales ni creo que deban serlo siempre, la vida es mucho más compleja y llena de vicisitudes para muchas mujeres que no se pueden ni plantear su trascendentalidad. Pero si que creo que son una oportunidad y muchas la toman para redescubrirse y contemplarse por dentro. Para aprender si se tiene curiosidad, y para liderar, porque un gran secreto de la maternidad, es que nos hace líderes.
Lideramos a las futuras generaciones con cada acto y cada gesto, cada silencio y cada grito. Nuestros hijos e hijas esponja absorberán nuestra humildad, nuestra rabia, nuestra gratitud y tantas otras cosas. Y lo reciclarán a su manera para verterlo al mundo. La manera de sentir que somos dueñas de nuestra vida también calará en ellos/as.

Cuando una mujer amamantando mira a la cámara, en esa confrontación el objeto observado ha pasado de la pasividad al control.
 ¿Qué ocurre si la mujer deja de ser el objeto observado para ser la autoridad que decide? 

Mi pecho es parte de quien soy yo y mi cuerpo y es mío y sólo mío, para alimentar a quien quiera, excitarme como quiera o para ser simplemente tan poco relevante como pueda ser mi nariz o tan importante como para esconder un cáncer.
Mi pecho sólo es propiedad pública cuando este es lo que me une culturalmente con otras mujeres y otras madres mamíferas en museos, canciones, historias, poemas y con Ana en esta obra. Porque mi pecho es parte de la historia matriarcal esa que nadie cuenta y tanto incomoda cuando intentamos rescatarla tanto como incomoda la historia que seguimos y seguiremos irremediablemente y pese a quien pese, creando. Como haremos con este trozo de nuestra historia que nos ha regalado Ana en esta obra y con nuestra lucha por su defensa.

                                           
         "Simbiosis" de Ana Álvarez-Ecarralde en la portada censurada de la revista Hip Mama


Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…