Skip to main content

Las tetas como propiedad privada y parte de un cuerpo que piensa,materna y decide.

                                          
Una vez más la "controversia" (palabra que últimamente me pone enferma por venirse refiriendo a "cuando una minoría señala una burrada social que es simplemente inaceptable")  sacude las redes sociales. En esta ocasión la revista Hip Mama y mi amiga la artista Ana Álvarez Errecalde en el ojo del huracán de posts, reivindicaciones y artículos.

Justo andaba preparando mi ponencia sobre The Power of Motherhood y pensando en utilizar otra obra de Ana,  "El nacimiento de mi hija", ahora me veo "obligada" a usar ambas. 

Sin revelar demasiado de lo que trataré en profundidad en la ponencia. Para mí, en estas situaciones de censura, de nuestros pechos, en concreto y podría extenderse a nuestros partos,  hay una cuestión muy clara y es el sentido de propiedad y autoridad que emiten las fotos. El cuerpo femenino para uso y disfrute de quien lo habita y no de quien lo observa es una contradicción visual que descoloca por la continua sobrexposición de lo contrario. 

La mujer es un objeto público. Y el utilizar nuestro cuerpo desde nuestra autoridad es un acto de insumisión.

Nos guste o no, nos creamos libres o no. De no ser así la forma biológica de alimentar a nuestros hijos/as no sería tema de discusión, nuestra apariencia física causante de enfermedades mentales y nuestras decisiones reproductivas una cuestión política.

Yo no creo que la maternidad o su ausencia ni muchísimo menos tengan que suponer una transformación existencial para toda aquella mujer que pasa por esas decisiones. Para la gran parte de las mujeres estas decisiones no son trascendentales ni creo que deban serlo siempre, la vida es mucho más compleja y llena de vicisitudes para muchas mujeres que no se pueden ni plantear su trascendentalidad. Pero si que creo que son una oportunidad y muchas la toman para redescubrirse y contemplarse por dentro. Para aprender si se tiene curiosidad, y para liderar, porque un gran secreto de la maternidad, es que nos hace líderes.
Lideramos a las futuras generaciones con cada acto y cada gesto, cada silencio y cada grito. Nuestros hijos e hijas esponja absorberán nuestra humildad, nuestra rabia, nuestra gratitud y tantas otras cosas. Y lo reciclarán a su manera para verterlo al mundo. La manera de sentir que somos dueñas de nuestra vida también calará en ellos/as.

Cuando una mujer amamantando mira a la cámara, en esa confrontación el objeto observado ha pasado de la pasividad al control.
 ¿Qué ocurre si la mujer deja de ser el objeto observado para ser la autoridad que decide? 

Mi pecho es parte de quien soy yo y mi cuerpo y es mío y sólo mío, para alimentar a quien quiera, excitarme como quiera o para ser simplemente tan poco relevante como pueda ser mi nariz o tan importante como para esconder un cáncer.
Mi pecho sólo es propiedad pública cuando este es lo que me une culturalmente con otras mujeres y otras madres mamíferas en museos, canciones, historias, poemas y con Ana en esta obra. Porque mi pecho es parte de la historia matriarcal esa que nadie cuenta y tanto incomoda cuando intentamos rescatarla tanto como incomoda la historia que seguimos y seguiremos irremediablemente y pese a quien pese, creando. Como haremos con este trozo de nuestra historia que nos ha regalado Ana en esta obra y con nuestra lucha por su defensa.

                                           
         "Simbiosis" de Ana Álvarez-Ecarralde en la portada censurada de la revista Hip Mama


Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…