Skip to main content

UN MINUTO DE SILENCIO POR LA MUERTE DEL PARTO Y LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

                           
El 11 de Abril muchas mujeres alrededor del mundo llevarán a cabo una acción para proteger sus cuerpos, su sexualidad y sus partos de la ignorancia imparable que lleva a muchos países a dificultar la posibilidad de parir empujando a las mujeres a someterse a una cirugía innecesaria.
Brasil alcanza el 83% de cesáreas en sus hospitales privados, simplemente es imposible que un 83% de mujeres no pueda parir. Cuando hablamos del impacto de las cesáreas innecesarias solemos hablar del impacto físico y emocional que estas puedan tener sobre la madre y el bebé, pero se habla menos del impacto de esas estadísticas en la cultura, la cultura ya en peligro de extinción de nuestra maternidad. El impacto de estas tasas de cesáreas sobre generaciones de mujeres en su relación con sus cuerpos, su femineidad y su maternidad, su relación con sus instintos mamíferos...Y no se habla de como estas tasas suponen la perpetuación de un secreto, oculto y distorsionado para que las mujeres no accedan a él,  las mujeres deciden, las mujeres gobiernan, paren y deciden sobre sus vidas y son poderosas ya que portan, traen y crían el futuro de la humanidad.

Nuestra sociedad nos alimenta de cuentos de hadas de la mañana a la noche, desde la niñez a la tumba. Nos cuentan que las mujeres son princesas, que deben esperar a ser rescatadas, que nos miremos en el espejo para asegurarnos de estar guapas y que somos brujas porque sabemos demasiado y somos viejas...y además no importamos ya a nadie. Todo un sistema de dominación y manipulación así en un paquete de historias que nos dicen a las mujeres quien debemos ser. Y luego por supuesto vienen los anuncios, la moda, las películas y finalmente la cultura, pero no nuestra cultura.

Es la cultura escrita por los observadores, los admiradores, los líderes, los investigadores, los magos, los reyes, los héroes, los médicos...Escrita mientras nosotras esperamos a ser rescatadas escuchando su versión de nuestra historia

Así que no me sorprende que cuando la policía armada viene a llevarse a una mujer de parto a un hospital para someterla a una cesárea, como ocurrió la semana pasada en Brasil, no me sorprende que la mayor parte de la sociedad brasileña aplauda diciendo que esa doctora merece una medalla por rescatar a esa madre irresponsable y a su pobre bebé.

Las ideas sobre el parto y las mujeres se retuercen y malversan hasta que las mujeres nos las creemos completamente, somos contenedoras de sexo y bebés, producimos niños y nuestros genitales son tan irrelevantes como nuestros deseos.
Si decidimos, nuestras decisiones son arriesgadas, ignorantes y por supuesto un peligro para nuestros bebés. Si cuestionamos debemos ser castigadas.

Nosotras no nos pertenecemos.
Pertenecemos a las expectativas de un sistema que nos pide pureza, belleza, juventud, cuidados, responsabilidades domésticas, trabajo y sexo. Un sistema que nos pide todo menos que seamos nosotras mismas, nosotras con nuestra sangre sucia, nuestros bebés babosos, nuestras historias de abortos y nuestra leche brotando de nuestros pechos, todos nuestros sucios pecados de los que somos culpables desde que el mundo es mundo. Mientras tanto nos llevamos la palmadita en la espalda por esas cosas que las mujeres hacemos tan bien como...no estar presentes y ser multitarea. 

La violencia obstétrica ocurre en todo el mundo y con el consentimiento de la sociedad, y es un síntoma de una sociedad desequilibrada que necesita con urgencia la presencia e ideas de mujeres.
De mujeres capaces de escribir sus propias historias en libertad y sin miedo, mujeres que puedan ser ellas libre y completamente. Mujeres que puedan menstruar, masturbarse, envejecer y engordar, y elegir quien quieren ser de acuerdo a sus propias expectativas, referentes y deseos.


La cesárea forzada que tuvo lugar en Brasil la semana pasada fue esa gota que sobrepasa un vaso ya colmado, esa gota ante la que deberíamos gritar:
¡Basta! Estos son nuestros cuerpos, estos nuestros bebés, este es nuestro futuro y con todo nuestro poder lo gobernamos. 

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…