Skip to main content

Violencia obstétrica, de género e institucional


A raíz de mi entrevista para La Contra me han estado contactado muchas estudiantes de matrona y enfermería así como estudiantes de estudios de género para entrevistarme para sus tesis por Skype. En las entrevistas más recientes así como la que me hizo la revista The Atlantic sobre el caso de Adelir y su cesárea forzada yo hablaba de la problemática de la violencia obstétrica más allá de que obviamente es una violencia de tipo sexual y de género, pero explicando que es una violencia institucional, y mencionaba por ello los experimentos de Zimbardo y Milgram a colación de este asunto. Ambos experimentos establecen dos cosas, para mí fundamentales, que pueden ayudarnos a comprender la violencia obstétrica. 
En el de Milgram se demuestra la obediencia a la autoridad pero también la difusión de la culpa y en el de Zimbardo de la cárcel de Stanford, se demuestra la importancia de los uniformes, los rituales, la despersonalización y la asignación de roles vinculados a estereotipos. 
Todo ello presente en la relación hospitalaria y el trato clínico.
Los rituales son necesarios socialmente e impregnan la psique social, pero también los hay en la ejecución de la violencia y hacen de ciertos gestos dogmas, pienso que no es de extrañar por tanto que las víctimas de violencia obstétrica que me llaman por teléfono en mi voluntariado, mencionen altares y sacrificios cuando hablan de su experiencia.
Llevo años mencionando esto a quien quiere escucharme y también la idea de hacer un documental sobre el tema, y justo ayer en el grupo de Human Rights una colega hablaba sobre el experimento de Zimbardo en relación a este tema y anunciaba que será tema a tratar en la conferencia APPPA del año próximo simultáneamente el obstetra brasileño Ricardo Herbert Jones mencionaba una presentación sobre justo lo mismo que él había hecho para una conferencia y que enseguida me envió por email. 

Me entusiasma cuando la afinidad profesional se conecta, pero además me entusiasma que amigas/os obstetras y matronas con los que trabajo a través del activismo se pronuncien con vehemencia y hablen de este tema y que cada vez lo vayamos viendo más claro.
La violencia obstétrica es una gran mancha para dos profesiones maravillosas que están al servicio del origen de la humanidad, necesitamos hablar de violencia obstétrica para poder acabar con ella y por protección no sólo a las madres y bebés si no a todos los profesionales que hacen bien su trabajo y que lo quisieran hacer aún mejor.
La violencia obstétrica no es tema fácil de comprender ya que tiene origen en un número indeterminado de multitud de factores, en la distorsión social de la percepción de todo un género, la masculinización de la atención al parto, la patologización de nuestros procesos fisiológicos, la tecnocracia, la religión y otras tantas construcciones sociales.
No obstante la solución es sencilla: no aceptarla jamás , tanto profesionales como usuarias, tanto en su día como 20 años después. 
Adelir dijo "no" a su cesárea forzada después de otras dos tan innecesarias como esta, dijo "no" cuando se la llevaba la policía, dijo "no" cuando la separaron de su marido, Adelir siguió diciendo "no" incluso con miedo en su posparto, nadie en esa situación la escuchó, pero sé la oyó en todo el mundo y de todo el mundo vinieron a decir "no" con ella hasta que la mismísima presidenta de Brasil también lo dijo. Adelir se queda con su dolor, su recuerdo y su cicatriz para siempre pero estoy segura de que su "no" ha cambiado su historia y la de miles de mujeres y bebés y por tanto de miles de infancias y la de miles de matronas y obstetras…espero.



Manifestantes apoyando a Adelir en Cuiabá, Brasil.





Mi definición de violencia obstétrica presentada ante el Congreso Internacional de Obstetras y Ginecólogos (U.K) en Hyderabad, India por la doctora Amali Loukagamage, podéis ver la presentación de Amali más abajo:

                        






                           

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…