Skip to main content

Un buen montón de cosas no dichas

¿Por dónde empiezo? ¿Recordáis mi entrevista en La Contra? El titular que me pidieron y yo dí:

"El parto puede ser un éxtasis o una violación"

 Un titular cumple con el objetivo de instigar a tu curiosidad, y creo que este lo consiguió. La vida no se puede vivir en titulares, sería agotadora. Si en vez de una entrevista fuera una conversación o una de mis clases lo completaría diciendo "un éxtasis, una violación o ninguna de las dos cosas"...Cuando abogo por lo que abogo, reivindico lo que reivindico quiero pensar que lo hago también por los partos que no serán trascendentales para quien los experimenta, también por los hospitalarios, los nacimientos por cesárea, los que se detestan y los que se experimentan sin información previa y un largo etc.
Me molesta el títular de parto orgasmico, quise hablarlo con la autora del término Debra Pascali Bonaro, en la conferencia en Bruselas pero no se dio la ocasión. Creo que todo nuestro vocabulario y forma de entender nuestra matriarcalidad está corrupta hasta su raíz, por toda la influencia cultural de muchos siglos. Creo que el parto fisiológico es, como dijo Michel Odent, un camino a la trascendencia, creo que lo que se puede llegar a experimentar es un placer para algunas mujeres muy comparable con un orgasmo, por tratarse de la misma zona y las mismas hormonas, pero el andar por la vida o en mi caso además, el trabajar desde ese titular es un problema, intentaré explicarme a continuación.

Estoy harta de la lucha por la maternidad perfecta, de la búsqueda de la etiqueta perfecta que veo a mi alrededor, de las etiquetas que me ponen incluso a mí que no las busco. El método Estivil y la crianza con apego vividos desde la teoría y abrazados como religión son igualmente asfixiantes.
Veo en todo lo que me rodea por mi experiencia personal, trabajo y activismo, que los padres están cada vez más obsesionados con el parentar y se acaban olvidando de lo que tienen delante de sus narices que es el ser padres y madres, con sus instintos y errores. 

En mis experiencias como unschooler, madre, profesora, feminista y activista he visto de todo y concluyo que la maternidad empieza a ser para muchas mujeres algo así como una religión o quizá un escondite, o un escenario desde el que emitir juicios de valor. Y por supuesto seguir compitiendo y seguir sin ser quien somos desde nuestras identidades independientes.

En mis clases una de las cosas que siempre digo es que después de las clases ya con sus bebés  se junten como grupo y sin disfraces, que si han pasado una mala noche lo digan, que si se sienten culpables lo cuenten entre ellas y se dejen de juicios, competiciones y apariencias.

Damos vueltas en círculo pero lo más básico no cambia, seguimos compitiendo con nosotras y las demás, seguimos vendiendo el mejor parto, el mejor sexo, la liberación más auténtica, la vida más transgresora, la más poliamori, la más bisexual...y yo que sé qué más y por supuesto la maternidad multiorgasmica y perfecta desde la que decimos al mundo que somos la hostia (disculpen el taco), porque detrás de ese parapeto seguimos agobiadas, cuestionandonos hasta que punto merecemos el carnet de ese club y hasta cuando nos lo vamos a creer. Porque detrás de ese parapeto el mundo nos sigue diciendo en todas sus formas que no pintamos nada. Que se espera de nosotras que hagamos el doble pagandonos la mitad o nada en derechos, satisfacción, reconocimiento, respeto y autoridad.

Creo y lo digo de manera muy generalizada, que quedé claro que hay gente muy brillante y competente que tiene muy clara sus opciones y las lleva acabo de manera ejemplar, que el mundo alternativo a menudo es muy poco sano porque tiene miedo. Y lo entiendo, yo vivo con esos miedos. Sé que lo que implica el tomar la ruta menos transitada es la inseguridad transmitida por la mayoría. Y esto es aplicable al unschooling, el parto en casa, la lactancia a término y tantas otras opciones de vida. Por tanto las minorías que nos movemos en estos círculos repetimos mantras y promovemos ideales para nuestra propia protección. 

Pero la realidad es que con esto a menudo dejamos a muchísimas personas desinformadas o hacemos que muchas se sientan desencantadas, desilusionadas o incluso dolidas y engañadas.

Creo que todas deberíamos reflexionar sobre porque decimos cosas como estas (basadas en experiencias reales)

Homeschooler inglesa: Vi a los hijos de XXX que ahora van al colegio con el uniforme puesto y mi corazón se rompió.
Respuesta que quise haberle dado: ¿Te acuerdas de Malala? Le pegaron un tiro en la cabeza por querer ir al colegio, me parece bien que elijamos una opción libre pero déjate de memeces pasivo agresivas, la madre de esos niños es mi amiga y ha elegido lo que ha creído mejor, respetala 

Leído: es que veo un baby bjorn con el niño colgando y me tengo que reprimir para no darle la charla sobre portabebés ergonomicos.

...O antes  de ayer mientras estaba con mis tres hijos en una comunidad homeschooler donde los tres estaban ocupados jugando y aprendiendo, al mirar mi iPhone para buscar una dirección de otra madre y quejarme de que allí nunca hay internet, una madre me espetó: es que aquí se viene a estar con los niños...Ejem ejem

                    


Y muchas otras cosas que leo y escucho sobre madres que dan biberón o tienen cesáreas especialmente si son famosas.

Y no puedo evitar pensar dos cosas: Quiénes nos creemos que somos y qué es lo qué nos mueve. Y creo que es el miedo, el miedo que nos hace defender nuestras opciones o el miedo a la crítica y que nos creemos mejores al decir estas cosas.

Me gustaría que las mujeres no tuviéramos miedo de defender aquello en lo que creemos, sin mirarnos en las otras me gustaría que la maternidad no fuese debatible, me gustaría que el "parto respetado" como término construido desde el abuso no existiese, me gustaría encontrarme a más madres que dan teta o biberón de manera vehemente y sin necesidad de explicarse. O a más homeschoolers con dudas o que cuentan sus problemas, o a más mujeres que como yo tuvieron un susto en un parto en casa y aún así lo defienden. O a mujeres con partos hospitalarios eufóricos y pletóricos como fue uno de los míos. Me gustaría que todas sus opciones fuesen informadas y seguras y para mi eso incluye abortar, una cesárea, la leche artificial, el parto en casa y cualquier opción tomada en libertad, y además ya que pido deseos, me gustaría que cualquiera de sus opciones no las subscribiese ni excluyese de ningún club de buenas o malas madres. Tal cosa no existe y es un producto más que podemos elegir no comprar.



 No hay peor cárcel que aquella que se elige.



Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…