Skip to main content

La libertad de la imperfección



Estoy en un tren en la estación de Kings Cross en Londres a las 6:30 de la mañana de un domingo, esperando un tren que me llevará a un pueblo de Cambridge a dar 7 horas de clase de un curso intensivo que empezó ayer.

Pensaba casi con sentido de responsabilidad que debía actualizar mi blog, pensaba en qué tenía que decir y me daba cuenta de lo absurdo de la cuestión. Desde que abandoné facebook abandoné la responsabilidad adquirida sin querer y sin saber por qué, de decir algo y a ser posible brillante. Facebook y la cultura reinante demandan que trabajemos gratis para ellos ofreciendo titulares de una vida glamourizada, las mujeres en especial caemos una vez más víctimas de la necesidad de ofrecer perfección.
Si antes mis cafés con amigas madres eran sobre la admisión de su imperfección y del hecho de qué a menudo estaban agotadas o hartas ahora se suelen centrar en cómo sus vidas se parecen o no a Pinterest y cómo es simplemente imposible que los hijos de esta o aquella "estrella" de las "amas de casa", o "homeschoolers" (blogueras elevadas a iconos populares) hayan hecho un mural en la pared absolutamente perfecto y  sin ayuda de sus madres.

Si ya teníamos la presión de ser guapas, ir bien vestidas y ser buenas madres ahora además debemos ser elocuentes, tener una opinión acertada sobre todos los temas políticos y de actualidad , ser carismáticas, emprendedoras y conocer todos los trucos para transformar una mesa o un jardín...¿Eh? ¡Qué nos dejéis/nos dejemos en paz!!!
En paz reencontrandonos con el abandono a la imperfección, al no saber que decir, a meter la pata o el no saber dibujar, el necesitar un abrazo, el estar cansada, el cantar mal, el ponerse nerviosa, el gritar a destiempo, el olvidarse de llevar al niño al dentista, el ponerse una rebeca para esconder una mancha...y un muy largo etcétera en definitiva, la paz de ser una vulgar y corriente mujer a mucha honra que anda muy ocupada intentando que su vida valga la pena cuando y donde importa y aunque nadie lo sepa.

Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…