Skip to main content

La libertad de la imperfección



Estoy en un tren en la estación de Kings Cross en Londres a las 6:30 de la mañana de un domingo, esperando un tren que me llevará a un pueblo de Cambridge a dar 7 horas de clase de un curso intensivo que empezó ayer.

Pensaba casi con sentido de responsabilidad que debía actualizar mi blog, pensaba en qué tenía que decir y me daba cuenta de lo absurdo de la cuestión. Desde que abandoné facebook abandoné la responsabilidad adquirida sin querer y sin saber por qué, de decir algo y a ser posible brillante. Facebook y la cultura reinante demandan que trabajemos gratis para ellos ofreciendo titulares de una vida glamourizada, las mujeres en especial caemos una vez más víctimas de la necesidad de ofrecer perfección.
Si antes mis cafés con amigas madres eran sobre la admisión de su imperfección y del hecho de qué a menudo estaban agotadas o hartas ahora se suelen centrar en cómo sus vidas se parecen o no a Pinterest y cómo es simplemente imposible que los hijos de esta o aquella "estrella" de las "amas de casa", o "homeschoolers" (blogueras elevadas a iconos populares) hayan hecho un mural en la pared absolutamente perfecto y  sin ayuda de sus madres.

Si ya teníamos la presión de ser guapas, ir bien vestidas y ser buenas madres ahora además debemos ser elocuentes, tener una opinión acertada sobre todos los temas políticos y de actualidad , ser carismáticas, emprendedoras y conocer todos los trucos para transformar una mesa o un jardín...¿Eh? ¡Qué nos dejéis/nos dejemos en paz!!!
En paz reencontrandonos con el abandono a la imperfección, al no saber que decir, a meter la pata o el no saber dibujar, el necesitar un abrazo, el estar cansada, el cantar mal, el ponerse nerviosa, el gritar a destiempo, el olvidarse de llevar al niño al dentista, el ponerse una rebeca para esconder una mancha...y un muy largo etcétera en definitiva, la paz de ser una vulgar y corriente mujer a mucha honra que anda muy ocupada intentando que su vida valga la pena cuando y donde importa y aunque nadie lo sepa.

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…