Skip to main content

Why Kim Kardasian's bum is a bigger issue than you think


Last week I read that a fellow activist/Facebook friend, the writer and founder of Positive Birth Movement, Milli Hill, had been censored by Facebook for posting a birth picture.

That same week, whether or not you wanted to see it, whether you were old enough or your beliefs accepted, you would have been exposed to Kim Kardashian's naked bottom.




I have no problem with this lady's bottom per se, but I do have a problem with who decides that some bottoms, some nipples, some breasts are okay and others not and how and why that decision is made.

Basically choosing some women vs other women.

You might think, thanks to propaganda, that I'm one of those asexual mothers who according to some urban myth breastfeeds compulsively in public just to get attention and talks only about nappies, babies with other mums.

Well, not quite. I am a mother and a woman. I can  birth, breastfeed or have sex. I could be a lesbian or bisexual. I could masturbate or take my kids to the playground. I am a human with a body, desires and a life. And what Facebook, movies and culture keep censoring is our freedom, the freedom to be ourselves, to express ourselves and most importantly, to enjoy our sexuality from our own rights and for ourselves rather than being an object for the pleasure, the control and the approval of others.



Normality is censored but then used to control, be it birth, love, sex or death.
Does it help that most people are talking about Kim Kardasian's arse? Yes it does. It distracts us and makes people subservient to consume. It helps produce money. Men will buy through the sexual imagery used in adverts and women will buy to be desired and wanted.

Does seeing women birthing or breastfeeding help the system we live in? No, it causes subversion. It suggests that women are not just sexual objects, that they can own their bodies and desires, their births and abilities to be independent from machinery, protocols and the products of formula companies. It promotes that our bodies are also powerful and able, and that our sexuality can also be experienced from a place of ownership.

This is not just a petty confrontation between some mums and Facebook. This is the resistance to completely lose our freedom as women in the 21st Century as if it was daylight robbery. 
We are being robbed enough and to let go of this would be to accept we no longer exist.

I don’t know about you but I’m alive and kicking! 

Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…