Skip to main content

Amamantando el planeta

Escrito originalmente para Economía Verde.
La leche humana es una comodidad que normalmente se ignora en las estadísticas nacionales y se pasa por alto en los cuestionarios sobre consumo alimenticio, y sin embargo ahorra a un país millones de dolares en importación y gastos por problemas de salud.
El ministro de sanidad de Mozambique, en 1982 calculó que tan sólo una subida en el uso de leche artificial de un 20% en sólo un par de años esto costaría al país (el equivalente a) 10 millones de dolares, y esto sin incluir gasóleo, distribución o gastos por problemas de salud. También se calculó que la energía empleada para hervir el agua utilizaría todo aquello que había generado el más importante proyecto de reforestación de Mozambique.
Gabrielle Palmer, autora de ¨The Politics of Breastfeeding”
A menudo en espacios virtuales y reales, se origina el debate “lactancia artificial versus lactancia materna”.
Casi siempre el debate gira en torno a los múltiples beneficios de salud que asegura la lactancia materna tanto para el bebé como para la madre, así como del efecto positivo que tiene el amamantar emocionalmente. Se suele hablar de la independencia que según algunas madres otorga el biberón, de la libertad de la mujer, y de la necesidad de compartir esta cuestión con el macho de nuestra especie aunque éste carezca de mamas.
Se ha debatido y se sigue debatiendo, pero hay dos ángulos desde los que se debate menos, el económico y el ecológico.
Aparcamos aquí todos los anteriormente mencionados, para centrarnos en esto, haciendo así desde estos puntos evaluación de ambas formas de alimentación.
Al comparar ambas leches en términos puramente ecológicos, enseguida observamos que no hay comparación posible, una tiene efectos negativos en nuestro ecosistema, mientras que la otra no sólo no daña el medio ambiente sino que además reduce costes sanitarios.
La leche artificial necesita ser producida y transportada y emplea energía en su preparación, además de que el medio habitual utilizado en su administración suelen ser biberones de plástico.
La leche materna no necesita ser transportada ni calentada, no hay desechos, ya que se produce en función de la demanda, es gratuita y no necesita ser empaquetada y no se producen materiales para su promoción.
Por lo general los bebés amamantados utilizan además menos pañales. Los bebés no necesitan ningún otro producto alimenticio durante los primeros seis meses. La leche materna ecológicamente hablando es un recurso totalmente respetuoso con el medio ambiente.
En una ocasión leí que si el 50% de los bebés nacidos en Canadá fuesen alimentados durante seis meses con leche artificial (unos 400.000 al año), se tirarían a la basura más de 15 millones de latas vacías.
Y se ha citado a menudo el hecho de la cantidad de vacas lactantes necesarias para producir leche artificial. En India, si se suplantara la leche materna por leche artificial se necesitarían 135 millones de vacas lactantes. En México, para producir un kilo de leche artificial son necesarios 12 metros y medio de campo.
Por no hablar del maltrato animal que supone la separación de vaca y ternero, a veces aún con la placenta colgando del cordón umbilical. Y con las vacas sufriendo mastitis y otros horrores.
A nivel individual hay poco que decir más allá de que la leche materna es gratis, la leche artificial cuesta unos mil euros al año por bebé (siempre y cuando no incluyamos leches especializadas para prematuros, ni los costes de medicamentos y días libres que las madres de bebés alimentados con biberón suelen tener que coger, debido a otitis y diarreas entre otros)
Pero si pensamos en la economía de un país, tan sólo un aumento del amamantamiento de un 10% en términos de salud sería el equivalente a:
  • 17.000 casos menos de otitis media = 618.000 euros
  • 3.900 casos menos de gastroenteritis =3.15 millones
  • 1.600 casos menos de asma= 3.15 millones de euros
  • Menos tetinas y menos leche en polvo = 123.900 euros
Y creo que de todos estos datos o números lo que yo personalmente considero aún más importante es la dependencia que genera la lactancia artificial versus la supresión del poder o la independencia que confiere el poder alimentar a un bebé por nuestros propios medios, produciendo de nuestras propias reservas su alimento, de manera gratuita, a la temperatura ideal y en cualquier sitio. ¿Es esto algo canjeable o negociable? Y de serlo, ¿es normal que los que paguemos seamos nosotros?
Pagamos por la leche artificial, pagamos emocionalmente por no dar de mamar, pagamos en salud, la nuestra y la de nuestros hijos, pagamos con la pérdida de la libertad y la pérdida de capacidad de sacar a nuestros hijos adelante en cualquier situación y pagamos porque el planeta que contaminamos, maltratamos y explotamos es el nuestro y de esos mismos hijos a los que también contaminamos con biberones hechos con bisfenol A, con aluminio, zinc, cadmio, con silicio y fitoestrógenos, todos ellos presentes en la leche artificial para bebés.
La ecología de un nuevo mundo debería ser la del amor y el respeto descritos en un circulo eterno:
Parir con amor-amamantar-criar con respeto-amar al planeta-amarnos a nosotros mismos, concebir con amor-parir con amor…
Nuestros hijos sentirán por fin y de manera primal el respeto de su especie y así desde este respeto aprendido a un nivel físico podrán quizá salvar este mundo que es el suyo.




Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…