Skip to main content

¡Gracias Sheila Kitzinger!

Anoche me llegaba la noticia de que Sheila Kitzinger había muerto.
No sé ni por dónde empezar a darle las gracias a Sheila. Hace justo tres días pensaba en escribirle un email sobre su autobiografía que se publicará el mes que viene y le iba a decir que quería que me la firmara. No le escribí porque la imaginé ocupada con la publicación del libro.
Entre otras cosas que se dicen en la prensa inglesa hay un par de ellas que me hacen sonreír al pensar en Sheila, las ha dicho su marido: "Hasta hace tres días estaba bebiendo Kir Royale y comiendo chocolate." "Sheila era un icono del parto en casa que decidió morir en casa"

Para mi Sheila era energía, vida y pasión. Sheila tenía un cometido claro y era compartir su visión de su feminidad, del parto y en definitiva de la vida y la energía que la empujaba era inagotable, mi ultimo recuerdo de ella me alcanzaba el otro día dando clase en la misma sala donde la vi por ultima vez, me encanta que mi ultimo recuerdo de ella sea su representación de un orgasmo con 83 años dejando a la audiencia boquiabierta y aun en esa charla cuando le dije que me encantaba leer su criticado libro Birth and Sex en el metro y con las solapas a la vista, me dijo en broma: Jesusa eres una tremenda provocadora y ¡ella acababa de fingir un orgasmo en público!
Sheila sacudía a la gente, a algunas nos cambiaba la vida para siempre y a otras las dejaba incomodas con lo que se negaban a aceptar, algún que otro obituario me lo ha deja claro esta mañana, no todo el mundo entendía a Sheila, pero hasta aquellas mujeres para las que Sheila era un revulsivo intolerable le debían algo a Sheila.
Entre otras muchas cosas le debemos el plan de parto, fue Sheila quien los introdujo en los sesenta, aunque de ellos también decía con acierto que planear un parto era como planear un picnic en Inglaterra, una cree que va a hacer sol, pero también es posible que llueva y haga viento cuando menos te lo esperes...
Gracias a Sheila los hombres pudieron entrar en los partos y las mujeres presas en Reino Unido dejaron de parir esposadas.
Sheila era la hija de una matrona revolucionaria y feminista, recuerdo cuando fui su interprete espontánea en un congreso en Canarias como nos contó la influencia que su madre había tenido en su vida, su madre tuvo que ser verdaderamente revolucionaria, cuando pienso que Sheila nació en 1929 y entre otras cosas educaba sexualmente a las mujeres y a Sheila la educó para que tuviese una carrera y no para que se casase. Hacia el pasado y el futuro Sheila nos recuerda con su existencia la importancia de una figura materna llena de vida, pasión y lucha. Varias de las hijas de Sheila son académicas brillantes en su campo y tras el coma irreversible de una de ellas, dos de sus hijas han escrito un libro e iniciado una lucha sobre los derechos de las personas en coma. Una de sus hijas ha sido también una activista por los derechos de las parejas lesbianas.

Digamos que Sheila era como el rey Midas pero en lugar de convertir en oro, a quien tocaba lo revolucionaba.
Personalmente a Sheila le debo tanto que se me hace muy difícil extraerlo de lo que es mi vida hoy. Leer su libro Rediscovering Birth, fue un oasis en un desierto en el que mi cuerpo quería parir por primera vez. Gracias a él recordé todo lo necesario para parir a mi primer hijo, por ello me hice antenatal teacher (profesora de educación perinatal) y lo hice sin saber que la gran organización con la que cursé mis estudios fue creada con la ayuda de Sheila. Estuve en su maravillosa casa (casa que fue un regalo de Enrique VIII a su mujer Ann Cleeves) asistiendo al taller sobre escucha reflexiva para mujeres que han sufrido partos traumáticos) e inmediatamente después me hice voluntaria en la red que ella creó y aun a día de hoy atiendo llamadas desde casa. Después de eso cofundé Escuchando con el Corazón en España como red de apoyo equivalente a Birth Crisis, cuando se lo pedí, Sheila y su hija Jenny vinieron sin dudarlo a inaugurar la red en Girona.
    Inaugurando Escuchando con el Corazón de izquierda a derecha Sheila Kitzinger, Jesusa Ricoy e Isabel Vidal. Foto de LuzViudes

La ultima vez que le pedí algo a Sheila fue apoyo para el caso Habiba que otra gran activista, Ibone Olza, había sacado a la luz. Habiba es una madre que más de una recordara, por haber sido separada de su bebé de manera brutal en una institución madrileña en el 2011.
 Sheila me dio las gracias por involucrarla en el caso y ofreció una entrevista al periódico británico Independent sobre el caso,  cuando le conté que Habiba y su bebé habían sido reunidas al fin, Sheila contestó que qué más podíamos hacer y qué necesitaban...Su vida y su activismo eran uno y esa honestidad es la fuerza de todo su trabajo, es lo que trasciende y revoluciona. Es con lo que me quedo porque más allá de enseñarme a ser activista, a recordar desde la antropología y el feminismo como parir, de Sheila he aprendido a ser mujer con todas las letras, de pie frente al mundo, con la cabeza muy alta y peleando hasta el final y sonriente colorida y alegre, sexual y viva, con coherencia y pasión. 
Por mucho que me apene la muerte de Sheila no puedo dejar de ser feliz porque Sheila era la vida misma, y soy feliz por haberla conocido y por saber lo mucho que ha vivido y como lo ha hecho y también por saber lo muchísimo mejor que es este mundo y lo mucho mejores que tantos partos y vidas son hoy gracias a ella.
Por todo ello #thankyouSheila always! 


                       

Popular posts from this blog

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…