Skip to main content

Casi me muero en mi parto en casa, cuanta ignorancia



¿Tengo ya la atención de todo el mundo? ¿Me leen ya los que se regodean con la desgracia ajena siempre y cuando justifique sus argumentos?

Vuelve a circular la noticia de Caroline Lovell y su muerte...Y estoy harta, así que voy a depositar aquí todo lo que me gustaría decirle a cada una de las personas que siguen contaminándolo todo contagiando ignorancia como el peor de los virus.
Mi tercer parto fue en casa como el segundo, y aunque no estuve tan cerca de la muerte como dice mi titular, propio del 2015 donde lo que importa es el titular y no la información, si que sentí por primera vez tras tres partos estupendos que existía esa posibilidad. La razón, sospecho que fue que mi útero se volvió atónico (no contraía, algo relativamente normal) y tuve una pequeña hemorragia que nos dio un susto. Por mi trabajo y por haber presenciado hemorragias de este tipo (siempre en partos hospitalarios) reconozco que me asusté. Tres cosas vinieron rápidamente a mi cabeza, una de ellas fue Caroline Lovell cuyo descanso eterno y recuerdo se siguen malversando aun a día de hoy bajo el títular "Defensora de partos en casa muere durante su parto". Y de inmediato pensé: ¡Por dios que nadie pueda hacer algo así con mi muerte!, imaginaos todo tu activismo ese por el que trabajas cada día, el que quieres dejar detrás cuando te vayas para los que vengan, destrozado por un sólo evento y la ignorancia al respecto. Y lo siguiente que me vino de inmediato a la cabeza fue: si me he de morir pues que bien que estoy aquí y que sea en casa, en el sofá de mi comedor, con mi bebé en los brazos, con mi música,  con mi familia, su amor y estas matronas que confían en mí y me respetan. Así de simple.

Y quisiera sumarme a lo que explica tan bien Sol Muñoz en su blog,  pero además sobre todas esas cosas ignorantes y sin fundamento, que la mayor parte de la gente dice sin saber, de los partos en casa, como por ejemplo y cito textualmente: "por qué correr un riesgo innecesario habiendo hospitales" querría decir que es precisamente todo lo contrario, el riesgo innecesario es el de ir a un hospital, el parto es un proceso fisiológico meterlo en un hospital sin que haya complicaciones y con la evidencia científica en la mano, es mucho más un riesgo innecesario que al revés.

Y por otra parte decir que pueden acusarnos desde la ignorancia de lo que quieran pero de egoístas y de no saber, no, eso si que no lo tolero. Y os digo por qué, y esto no lo digo por haber parido en casa sino como profesora de Childbirth Education en Reino Unido y vinculada profesionalmente a la maternidad en diferentes aspectos. Las mujeres que optan por un parto en casa (y les recuerdo que todos los partos empiezan en casa normalmente) están sumamente informadas, conocen las estadísticas de las maternidades y pueden recitarles sus riesgos de memoria. Una de las mayores páginas de información contrastada y actualizada que nos sirve de referencia en general a los profesionales en Reino Unido, por ejemplo, es la que versa sobre parto en casa. Estas mujeres no solo han estudiado sus opciones sino que conocen las estadísticas de las maternidades locales y a menudo incluso han pasado por un parto hospitalario anteriormente. Y en cuanto a lo de egoístas, por lo general estas mujeres lo que buscan principalmente es poder ofrecer un nacimiento digno a sus bebés, ofrecerles las mayores posibilidades de empezar en esta vida de una manera saludable siguiendo pautas avaladas por la información científica más actual y con la menor interferencia innecesaria de ese vinculo primordial  entre madre y bebé.
Y en cuanto a lo de "la moda del parto en casa" y eso de "antes se morían muchas más madres", les diré que históricamente la única cosa contemplable como moda es la de parir en el hospital, puesto que es algo relativamente reciente, los humanos siempre nacieron en casa, hasta la creación de los hospitales y es más, el meter al parto en el hospital supuso para empezar un grave aumento de las muertes por fiebre puerperal. Y añado que la reducción de muertes tiene poco que ver con el sitio y más con la sanitización, la higiene, la nutrición y las drogas para controlar la hemorragia. Si algo tiene que ver es que la evidencia sugiere una menor incidencia de complicaciones tales como hemorragias y necesidad de resucitación de los bebés (entre otros) en los partos en casa.

Así que sugiero que antes de hablar, opinar, utilizar la muerte de alguien para rellenar Facebook, contagiarse de la histeria colectiva o simplemente mear fuera del tiesto, cuando vean un titular como el mío o similar que les haga sentirse bien porque sus creencias permanecen incuestionables, callen, lean o mejor aún pregunten, las preguntas y la curiosidad son muy sanas y un signo de inteligencia. 

Y por último, la tercera cosa que vino a mi cabeza durante la hemorragia posparto en mi casa fue que sabia que  la droga que iban a utilizar mis matronas es fantástica, sabía que actuaría con rapidez y confiaba plenamente en ella y en ellas, las matronas que atienden partos en casa no suelen correr riesgos innecesarios, por desgracia e ignorancia colectiva muchas de ellas acaban pagando con su reputación, trabajo y en algunos países hasta con su libertad por defender a las mujeres y sus partos, los que ocurren en hospital también... Y por último decir que por mucho que nos cueste aceptarlo, aun no lo sabemos todo, aun se mueren madres y bebés sin que acabemos de entender por qué, pero lo que ya deberíamos haber progresado para saber es que las mujeres deberían elegir en libertad y lo que se debería juzgar en estos casos es la posible negligencia y no la elección de las fallecidas. Así que por qué no intentas tu también defender a las mujeres y sus opciones, el que algunas paran en casa jamás te quitara a ti tu derecho a no hacerlo. Y si te vas a indignar por la muerte de Caroline Lovell te sugiero que por coherencia te indignes con las muertes de madres y bebés en los hospitales, con el abuso, los cortes, presiones, cesáreas y demás horrores innecesarios a los que se somete a madres y bebés en muchas maternidades del mundo y en pleno S.XXI

No te quedes con el titular, quédate con lo que importa.

Nota: Esta entrada fue escrita inconscientemente el día internacional del parto en casa y me alegro 

          

Popular posts from this blog

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…

#8A Hasta aquí llegamos

Me cruzo con esta foto que salta a las redes desde Mexico...



Que me recuerda a esta otra foto de la S.E.G.O en España



Que me recuerda a esta de Barbara Kruger






Y todas ellas me recuerdan por qué  hoy muchas de nosotras en todo el planeta nos hacemos fotos como esta




Hoy desde Londres y con un pañuelo verde celebro el cumpleaños de mi hija, celebrando las ganas y el amor con los que fue concebida y parida, y deseandole que si ella alguna vez decide hacer lo mismo lo haga con las mismas ganas y el mismo amor o más. Y por todo ello celebro también la autonomía de todas nosotras, nuestra dignidad y nuestra capacidad de decisión sobre nuestros cuerpos, sexualidades y embarazos. Ha llegado la hora de tomar el control de lo que nos pertenece por derecho y nunca debió sernos usurpado. Asi que hoy, celebro, celebro ser mujer, madre y defender mis derechos, los de las mujeres argentinas, los de todas y los de mi hija.
Nos celebro mientras con mi pañuelo verde esperanzado le digo adios a un pat…

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…