Skip to main content

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar?
¿Y cómo va a hacer si tiene que hacer exámenes o si va al colegio más tarde?
¿Y la socialización qué?

Yo no le he enseñado nada académico a mis hijos en los últimos 7 años, he hablado con ellos, les he escuchado, he instaurado valores como el civismo y el respeto al prójimo, me han visto y acompañado en mi trabajo como activista y feminista, les he llevado a museos y les he intentado instigar la curiosidad por todo aquello que les rodea, desde una película, a la hoja de un árbol pasando por Bob Dylan...
Nunca les enseñé más matemáticas que las necesarias para hacer un pastel, dividir cosas entre amigos y hacer la compra. Nunca les enseñamos gramática, pero les leímos desde pequeños y una vez a la semana escribíamos y nos contábamos historias en familia, nunca les enseñé ciencias pero fueron a parques, playas y museos, no dieron clases de arte pero dibujaron y pintaron mañanas enteras, no les enseñamos historia, pero se la contamos en relación con el presente cuando surgía la oportunidad, etc...No les hemos enseñado nada y han aprendido tanto.

Y hoy he estado sentada frente a un tutor y profesor de matemáticas que está admirado con mi hijo y que no deja de asombrarse, un tutor que se plantea hacer homeschooling con sus hijos al ver al mío. Y hoy no encuentro a ninguna de esas voces que tanto dudaban y qué por desgracia a menudo me hicieron dudar a mi también (como pasa con los partos curiosamente) y estoy segura que cuando confronte a alguna de ellas pensaran que es suerte o que es gracias a la escuela.
Pues a ellas también me gustaría decirles que aquella socialización maravillosa que mi hijo se estaba perdiendo no es la que existe en las escuelas, mi hijo no acaba de entender porque sus compañeros son tan agresivos, porque hay racismo contra los niños blancos y negros, porque sus compañeros toquetean a las niñas sin ningún respeto y porque la única opción que le queda para hacerse respetar es la violencia. 
Y esto no es el resultado de que el homeschooling haya hecho de mi hijo un sociopata tal como amablemente me auguro algún que otro listo en el pasado. No, esto es lo que ocurre cuando metes a un individuo respetado y por tanto respetuoso en un sistema que ha industrializado el cuidado de la infancia, que tal y como ocurre en el campo en el que trabajo (el nacimiento) no hace más que meter con calzador a todos los individuos en un sistema obsoleto que genera todo tipo de reacciones adversas y deshumanización que no sabemos ni como encajar...
Me gustaría que los homeschoolers fuéramos más autocríticos y lo hiciéramos desde la confianza de saber que la nuestra es una opción válida y aun así difícil por ser menos común. Y me gustaría que las escuelas mirasen más a las educaciones alternativas para nutrirse de ellas y buscar maneras de mejorar el sistema vigente y de renovarlo para una coherencia con la sociedad del s.XXI
Mis hijos ahora van al colegio, porque la vida no es perfecta, porque su libertad y el respeto por sus opiniones siempre fue mi guía en su maternidad, sé que no es lo peor que puede pasarle ni muchísimo menos, pero también sé que eso significa morderme la lengua, comprar uniformes y acatar ciertas
reglas. Pero hay muchísimas cosas que aun nos pertenecen como familia en las que nadie podrá interferir y sé que de alguna manera su homeschooling nos ha cambiado a todos para siempre. Nos ha dado la sabiduría de saber que hay otro lado, hay otras formas y creo que ellos son otros al saber que siempre tendrán la opción B y que nosotros sabemos que en el fondo es la A. 
Y aun así tengo algo que me aúna con todas las madres y padres, y es que no he podido hacer todo lo que me hubiese gustado y no he podido ofrecerles un mundo mejor, pero confío que con ellos en él ya lo es.
Segunda parte aquí 
          

Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…