Skip to main content

Querido Sr. Zuckerberg

      Foto BBC News



Querido Sr. Zuckerberg, 

Acabo de ver la foto que precede a este texto, en la que aparece usted con su mujer y su hija recién nacida y he sentido la necesidad de darle mi enhorabuena. Me recuerda a mi y a cualquiera de las 500 parejas a las que he dado clase de preparación al parto en Londres, Reino Unido.

Pero verá, hay algo muy especial por lo que debo felicitarle especialmente ya que creo que le puede cambiar la vida para siempre, no sólo ha tenido usted un bebé ha tenido una hija. Y antes de proceder con esta carta permítame también felicitarles por la noble decisión de donar el 99% de sus acciones a obras de caridad. Supongo que ser padres nos trae una nueva percepción de la responsabilidad para con el futuro y los demás.
Pero mire hay otro gesto que usted podría hacer y que no sólo protegería el futuro de la humanidad sino también el de su hija. Algo que yo he tenido muy claro desde que tuve, como usted ahora, una hija hace cuatro años. En la foto de aquí abajo me puede ver con ella, en una manifestación frente a sus oficinas de Londres (o al menos eso creíamos) mi hija entonces era muy pequeña como la suya y la llevaba en un portabebés ese día mientras luchaba por mis derechos y los de mi hija.
Nos manifestábamos porque Facebook censuraba continuamente nuestras fotos de amamantamiento.

      Foto de Denise Sumpter

La promoción de la lactancia materna puede salvar millones de vidas en muchas partes del mundo, pero esto es sólo un pequeño problema dentro de uno muy muy grande . Facebook es como el mundo pero a menor escala, tiene su buen uso y su gente maravillosa y también gente que no lo es tanto y que acosa a otros, pero además está el control, el poder y la dominación es exactamente la misma que en el resto del mundo...El poder capital, los anunciantes, ¡el dinero!
Y cuando eres una chica, como lo es su hija, lo único que importa para el mundo es tu cuerpo y tu sexo por el interés comercial que sustentan. La publicidad se nutre de las inseguridades femeninas desde que somos párvulas, nos vende juguetes que nos recuerdan nuestro sitio y cuáles deben ser nuestras preocupaciones, nos etiqueta en rosa y nos dice que persigamos la belleza como única conquista. La publicidad se nutre de decirles a las mujeres que son incapaces de parir o amamantar a sus bebés. Y se beneficia de nuestros cuerpos cuando estos se desnudan para otros y no para nosotras, no para nuestro placer, no para amamantar a nuestros bebés, no para parirlos, sino para ser objetos usados para las necesidades sexuales y los deseos de otros.
Así que hay muchas maneras de salvar al mundo, Sr. Zuckerberg la mía es intentar hacerlo mejor para mi hija y todas las mujeres del futuro, porque es de justicia y porque haciéndolo podemos cambiar al mundo hasta sus entrañas.
Porque haciéndolo podríamos empoderar así a las mujeres, y si eso ocurre ellas incluida su hija, podrían se parte de quienes toman las decisiones políticas de manera equitativa y justa. Y si decidiesen casarse podrían hacerlo con personas que les amen, respeten y apoyen y no por la baja autoestima y desesperación promocionada socialmente, y así tendrían menos posibilidades de ser blanco de la violencia de género que ocurre en muchos hogares. Y si decidieran ser madres lo harían desde la decisión propia y en igualdad de condiciones y así podrían maternar a sus bebés sintiéndose plenas, lo harían sabiéndose capaces en libertad y con respeto y esto podría tener infinitas repercusiones en el futuro del mundo. Y cuando esas mujeres envejezcan ellas, al igual que tantos hombres, podrían ser respetadas y admiradas en igualdad después de completar una larga vida de triunfos obtenidos en igualdad de oportunidades y entonces serían las mujeres sabías que podrían continuar ofreciendo  al mundo su perspectiva desde el conocimiento y la experiencia... ¡Oh Sr. Zuckerberg! Espero que pueda ver el mundo a través de los ojos de su hija y lo cambie.

Porque invertir en el futuro de su hija como mujer es invertir en el mundo y su futuro, es invertir en la posibilidad y la esperanza.
Pero por encima de todo le deseo suerte en su nueva aventura como padre, ya que aún a día de hoy, proteger a las mujeres del sexismo es algo que ni todo el dinero del mundo puede asegurar.
Con honestidad y de verdad que espero que usted y yo alcancemos a ver a nuestras hijas creciendo libres de los intereses comerciales impuestos en ellas.


Con gratitud por su tiempo
Jesusa Ricoy Olariaga 
Usuaria de Facebook (como activista)
Madre & Childbirth Educator 

Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…