Skip to main content

Películas sobre madres y padres, hijos e hijas.



Anoche me di cuenta de que en en los dos últimos días, y creo que inconscientemente, hemos visto dos películas de relaciones con hijos e hijas. Curiosamente una habla de la relación de un padre con su hija y otra de la de una madre con su hijo.
Las dos me parecieron interesantes, pero la primera me pareció especialmente buena.

Es una película alemana en la que vemos una especie de inversión generacional muy interesante, en la que el padre por experiencia vital, por edad y por situación es una persona más relajada y anti sistema que su hija. Una hija que pese a su esfuerzo, juventud y puesto de trabajo o quizá por todo ello, vive de una manera tensa e inflexible siendo incapaz de disfrutar de la vida.
La película toca aunque de manera muy superficial el ser mujer en ciertos entornos profesionales.
Pero además de todo eso es una reflexión conmovedora sobre la interacción de padres e hijas en la edad adulta, sobre la vida y sobre la alegría de vivir como elemento esencial e insustituible.
La actriz consigue hacerte sentir la tensión y el egoísmo que todas sentimos cuando los padres nos sobran e incomodan. Esa misma que al tiempo y con el justo karma de la vida ahora nos asusta al saber que pronto como madres un día incomodaremos o avergonzaremos. La recomiendo mucho.




En esta otra la relación es de una madre, divorciada, llegada a la maternidad tarde, con su hijo adolescente. Dentro de un contexto cultural tan cambiante como ellos mismos. Analiza a tres mujeres de distintas edades que confluyen en 1979. Con el foco en la relación madre hijo, en la que la madre (Anette Bening) se siente perdida en todos los aspectos de su vida, quizá sin admitirlo más que su hijo adolescente, perdida en un tiempo que no comprende, con una música que no entiende, y sintiendo que la brecha generacional con su hijo en lugar de ser inevitable es culpa suya. 

Tiene cosas muy interesantes, especialmente reflexiones feministas y varios momentos de reivindicación de las mujeres a través del personaje de Abby, una mujer joven artista que se acaba volcando en la educación feminista y musical del protagonista. Interesante reflexión sobre un tiempo politicamente y musicalmente de transición a través de tres mujeres también en transición, también agitadas emocionalmente que proyectan sus incertidumbres en un adolescente que pese a estar en una etapa también de transición parece ser el que lo acepta con más naturalidad.
Como madre de un hijo adolescente comparto y aprecio muchas reflexiones y observaciones transmitidas de manera brillante en la actuación de Annette Bening. Mis únicos “peros” serían el pésimo vestuario y peluquería que no evidencian para nada la época que ilustran y la, digamos benévolamente, influencia de Wes Anderson, llegando a repetir incluso una canción de DEVO que si no recuerdo mal aparece en The Royal Tennembaums. Pero incluso con estas pegas no deja de ser un análisis profundamente interesante contado a través de mujeres. En la que ellas aparecen hablando claramente de orgasmos, menstruación, partos y relación con el propio cuerpo con una normalidad y honestidad por desgracia poco frecuentes. Llena de verdades trascendentales que se cuelan entre momentos divertidos, como el de Annette Bening intentando comprender la diferencia entre Black Flag y Talking Heads. Me parece una película necesaria a la vez que recomendable y que curiosamente al escribir esto he descubierto que lamentablemente no se distribuye en España.




Y finalizo esta entrada con un documental/película que tengo muchas ganas de ver y que está recibiendo muy buenas críticas y es la española “Muchos hijos, un mono y un castillo”
El título se refiere a los deseos expresados por la madre del director del documental y finalmente alcanzados.


Os dejo el trailer que a mi juicio promete: 


Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y estar dirigido en España por la magnífica periodista Pau Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/
Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. Y los ton…

Ya no hacemos homeschooling

Vengo de llorar en una reunión del colegio de mi hijo mayor, a quien desescolarizamos a los 7 años. Cumple 14 este mes  y este ha sido su primer año en la escuela por decisión propia, por si es de interés vivimos en Londres. Su tutor nos ha enseñado sus resultados finales y son los mejores de su grupo, y en todas las asignaturas está muy por encima de la media nacional. Ha resaltado sus habilidades de liderazgo, el ser capaz de animar a los demás a no molestar y concentrarse, su capacidad de debatir y la seguridad con la que lo hace incluso con chicos mayores que él. Su tutor ha dicho que se quita el sombrero ante nosotros porque sus resultados son increíbles. Y aquí es donde me he puesto a llorar, siendo la principal responsable de su educación (aunque desde la perspectiva autónoma que hemos seguido en realidad lo ha sido él) me he pasado muchos años bajo presión, escuchando la misma retahíla que todos los homeschoolers conocen tan bien....

¿Y no seguís el currículo escolar? ¿Y cómo …

La rebelión de LAS objetos

Soy activista, matriactivista para ser más específica. Pero quizá tal y como debato a menudo con otras activistas, la especificación nos empieza a limitar. Hace un par de días dí una conferencia, era una conferencia sobre derechos reproductivos, y sin embargo mi presencia allí en calidad de defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, era como poco, atípica. Todas las personas hacemos equivalencias mentales a menudo. Escuchamos “problemas raciales” pensamos en las personas negras, escuchamos género y pensamos: “mujeres”.  Creo que cuando escuchamos derechos reproductivos pensamos: “aborto”. Digamos que el 99% de la conferencia versaba sobre el aborto desde diferentes ángulos y allí estaba yo con mi 1% sobre un tema que para mi se origina de la misma manera y por las mismas razones, pero en otra dirección: la violencia obstétrica. Y aún dando gracias de que este 1%, para mí tan importante, fuese evidenciado.

Viendo que media sala había abandonado el recinto antes de que yo com…