Skip to main content

¿Feminazis? Ya quisierais que ese fuera el problema


Mientras el mundo (patriarcal, no olvidemos) se rasca la cabeza en debates indignantes sobre si el me too es una caza de brujas e incluso a algunas mujeres relevantes se les ocurre decir que el feminismo se está radicalizándo y eso no va con ellas. Mientras, en otras palabras, aún se debate sobre cuánto, como y cuándo podemos indignarnos y sobre, en otras palabras, el miedo que da el que se nos ocurra volver a reclamar lo nuestro...

El machismo, ese que debería ser analizado con lupa, debatido y temido, ese campa a sus anchas. Ese se acaba de llevar literalmente por delante las vidas de 10 personas. Pero seguimos sin prestar atención porque no interesa, porque de hacerlo, el mundo tal como lo conocemos tendría que irse al garete.

Esta mañana amanecíamos con un término no muy conocido, "incel" , por la tragedia ocurrida ayer en Toronto.

Incel es a lo que se refieren algunos grupos de "¿machos radicales?" para hablar de celibato involuntario. Término que sólo puede existir desde la creencia (perfectamente extendida) de que las mujeres le deben sexo a los hombres, y quien dice sexo, dice respeto, amor y cuidados, y por qué no, atención, trabajo y sumisión.

Estos grupos lejos de lo conveniente que es creer que son unos pocos tarados, son cada vez más populares y para mi no son más que una externalización vocal de lo que gran parte de la sociedad piensa. 

A través de estos grupos y foros que pululan por las redes disfrazados de lucha por los derechos humanos masculinos (me tengo que rascar la cabeza con este asunto porque es un concepto que me alucina) se fomenta la ideología machista ya bastante asentada y perpetuada en mil películas, noticias, leyes, frases...la vida entera, hasta llevarla a sus últimas consecuencias. Sería fácil concluir como en tantos hilos que me he cruzado que son una panda de pajilleros frustrados que pagan su frustración con el mundo.

Pero creo que es más complejo, creo que es casi al revés. El mundo produce a muchos individuos así.

El machismo es la base del terrorismo.

Los valores de toda guerra son profundamente patriarcales, son los mismos que impusieron apellidos, linaje y propiedad privada.

La supremacía por la fuerza es la raíz del machismo. 

Y el que el terrorista que ha matado a diez personas en Toronto se declare como "incel" por "culpa" de las mujeres es más de lo mismo. Y para muchas es la otra cara del terror con el que esperamos la sentencia de la manada, o con el que se viola en grupo a una niña en India.

El terror es macho, muy macho y lo mismo le da una niña, una mujer que el planeta entero.

Ya no me vale que alguien diga: "yo procuro no ser machista" ¿os imagináis,  a alguien diciendo "yo procuro no ser muy fascista" o "intento no ser nazi"?

Tenemos un problema que nos está matando y que ya quisierais fuera eso que llamáis feminazis.

Se llama machismo y ya va siendo hora de que le echéis un vistazo.

Porque, disculpen (o no) las molestias, pero nos están matando. 





Popular posts from this blog

Ese machismo que nadie parece ver

El otro día el Huffington Post español, que tiene para mi muchos puntos a su favor en lo que a enfoque feminista se refiere, tales como ser un periódico digital fundado por una mujer y tener en España cómo asesora a la magnífica periodista Montserrat Domínguez y contar en sus filas con colaboradoras como la artista feminista Yolanda Domínguez publicaba una noticia sobre un twitter de un ginecólogo “angustiado” diciendole a las mujeres que no paran en casa. http://www.huffingtonpost.es/2018/01/01/la-angustiosa-reflexion-de-un-ginecologo-espanol-sobre-los-partos-en-casa_a_23321074/


Hace no mucho una carta de intención similar de una obstetra argentina se viralizaba. Yo la publiqué al contestarle aquí.
Lo más indignante de el artículo del Huffington Post, para muchas de nosotras que llevamos años luchando por los derechos de las mujeres (y sus bebés y sus familias) en el parto, es que en estas notas y artículos se sigue sin entender que la decisión de dónde parir es derecho de las mujeres. …

Sentadas

En internet surge la campaña #cuentalo y la acompaño con el corazón y el alma, y toda mi sororidad, y me parece muy loable, pero es que yo ya no quiero contarlo más. Hay una ecuación imposiblemente incómoda que es todos los "metoo" y todos los #cuentalo que las mujeres conocemos tan bien, frente al #notodosloshombres. Yo hace tiempo que saqué la cuenta y supe que los violadores no son monstruos minoritarios sin rostro agazapados tras un arbusto en la noche. Los monstruos en mi caso fueron mis compañeros de piso en una fiesta en la habitación donde se dejan los abrigos. Pero es que en este #cuentalo que tanto me pertenece con un nudo en la garganta y un estomago tan asustado como aquella noche, siento que yo no quiero tener que exponerme una vez más hablar de cuánto he sufrido, de las pesadillas, de la sensación infinita de asco, de lo que tardé en comprender por ser dos de ellos mis compañeros de piso y por haber usado rohypnoles, que lo que era un recuerdo desagradable y co…

La madre, un incómodo sujeto feminista

Estamos indudablemente en la cuarta ola feminista. Lo que, para mi,  es emocionante y deprimente a partes iguales. Emocionante por saberme unida a tantas mujeres en una sincronía tan importante. Deprimente por contar ya un cuarteto de demasiados años de reivindicaciones más que obsoletas.
Pero en esta cuarta ola en la que se debaten las identidades y sujetos. A más de una nos parece delirante que el sujeto madre ni se mencione. Sigo a muchas feministas admiradas y reconocidas , y que pese a lo horizontal del feminismo son líderes o si lo prefieren “influencers”. No sólo jamás se tratan los muchísimos aspectos aún cuestionados sobre la maternidad. Si no que cuando se las invoca desoyen totalmente y no se pronuncian. Muy pocas asociaciones feministas se han hecho eco de los abusos que sufren las mujeres en la violencia obstétrica. Algo que llama poderosamente la atención. 
Considero por tanto que la maternidad es una parte del feminismo que incomoda. “Viste” mucho posicionarse sobre el ab…